Luego de la reunión que mantuvieron el presidente de Ecuador, Lenín Moreno y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, para el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, es imperativo entrar en una negociación para un acuerdo comercial con ese país.

Esto porque en la cita con Pence se expresó la preocupación que desde 2014 al 2017 se han reducido las exportaciones ecuatorianas no petroleras en un 25%, y de Estados Unidos se han reducido en un 39% las exportaciones no petroleras.

El primer paso sería la reactivación del denominado TIC o Consejo de Comercio e Inversiones en el segundo semestre de este año.

Según Campana, Pence mostró apertura e interés en un convenio comercial. "Siempre hablamos de un acuerdo comercial que sea justo, equitativo y que proteja a aquellos sectores menos favorecidos", acotó el funcionario.

El titular de Comercio Exterior señaló que se planteó además que se vuelva a incluir dentro de las preferencias arancelarias del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) a cuatro productos que quedaron fuera del otro sistema preferencial conocido como ATPDEA que venció en 2013: atún en funda, brócoli, alcachofas y flores.

Lea también: Estados Unidos aprueba renovación de preferencias arancelarias con Ecuador por tres años

Se planteó un cupo de exportación del acero libre de aranceles de 30.000 toneladas así como también el aluminio que anteriormente ingresaba sin aranceles.

Indicó que se destacaron los cambios favorables para atraer inversiones y que Ecuador está listo para empezar la negociación de un nuevo Tratado Bilateral de Inversión (TBI) pues Estados Unidos fue una de las 17 naciones con las que se dejó ese documento sin efecto. (I)