El proceso de eliminación de las 300 toneladas de pesca, en su mayoría especies de tiburones que iban a bordo del barco chino Fu Yuan Yu Leng 999, capturado en la reserva de Galápagos, ya culminó y ayer la embarcación tenía previsto llegar a Manta, según el Parque Nacional Galápagos (PNG).

El operativo fue desarrollado por las autoridades del PNG y Ministerio del Ambiente, al igual que la Armada.

Antes de la eliminación de la pesca, que fue considerada ilegal en un proceso judicial, se determinaron los protocolos de seguridad para mantener las cadenas de custodia del navío de origen asiático hasta las afueras de la Reserva Nacional Galápagos, en donde se destruyó en su totalidad la pesca, en su mayoría tiburones.

El inventario realizado por biólogos del PNG y Ministerio del Ambiente determinó que el 75% de la pesca eran especies como tiburones de Galápagos, silky, amarillo y hasta un tiburón ballena.

En un comunicado emitido por el PNG se indicó además que se encontraron sacos con aletas de tiburón, al igual que tiburones neonatos y no nacidos que fueron extirpados de las hembras preñadas, según el comunicado.

Walter Bustos, director del PNG, indicó que esta afectación a la naturaleza tiene un impacto incalculable sobre lo que se considera un grave daño al ecosistema de Galápagos.

“La mayoría de especies encontradas en el barco son especies que habitan y transitan por el archipiélago, dinamizando nuestros ecosistemas. Como Estado ecuatoriano invertimos muchos recursos para protegerlas”, aseguró. (I)