El papa Francisco exigió este viernes en Villavicencio “verdad” y “justicia” para los millones de víctimas del largo y sangriento conflicto colombiano.

“Resulta indispensable también asumir la verdad (...). La verdad es una compañera inseparable de la justicia y de la misericordia. Juntas son esenciales para construir la paz”, dijo el pontífice en un emotivo acto que reunió a víctimas y verdugos arrepentidos en esta ciudad colombiana.

Francisco se enfocó en los cerca de 7,5 millones de muertos, heridos y desplazados que deja por ahora este conflicto que involucra a guerrillas, paramilitares, agentes del Estado y narcotraficantes.

El pontífice argentino, que apoyó el acuerdo de paz con la guerrilla marxista y hace lo propio con los diálogos con el ELN, el único grupo rebelde activo, encabezó en un parque un multitudinario y colorido acto, inédito en las tres visitas papales que ha recibido Colombia.

Publicidad

Sobre un inmenso escenario, sentado y visiblemente emocionado, Francisco escuchó testimonios desgarradores bajo la figura del Cristo de Bojayá, mutilado durante la masacre de 79 civiles que se resguardaban en un templo de combates entre las FARC y paramilitares.

Entre las víctimas que hablaron estaba Pastora Mira García, que perdió a su marido y a sus dos hijos en diferentes hechos de violencia.

“Ahora coloco este dolor y el sufrimiento de las miles de víctimas de Colombia a los pies de Jesús Crucificado, para que (...) sea transformado en bendición y capacidad de perdón para romper el ciclo de violencia de las últimas cinco décadas en Colombia”, aseguró la mujer.

El papa también escuchó con atención los testimonios de Juan Carlos Murcia, que en sus 12 años en las FARC perdió la mano izquierda manipulando explosivos, y el de Deisy Sánchez, reclutada por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que fue el principal grupo paramilitar y se desmovilizó en 2006.

La cuestión de la verdad y de la justicia es una de las más espinosas del posconflicto. El acuerdo con las FARC prevé que los responsables de delitos atroces, incluidos agentes del Estado, eviten la cárcel si confiesan sus crímenes, reparen a las víctimas y prometan nunca más ejercer la violencia.

El pacto es rechazado por amplios sectores encabezados por la influyente derecha por considerarlo indulgente con la rebelión comunista.

Publicidad

Durante la mañana, el papa declaró beatos a dos sacerdotes católicos colombianos asesinados durante la violencia política y guerrillera que enfrentó este país por casi medio siglo.

Los beatificados son el padre Pedro María Ramírez Ramos y el obispo de Arauca, monseñor Jesús Emilio Jaramillo, asesinados en 1948 y 1968, respectivamente.

Ambos habían sido declarados mártires por el pontífice argentino por morir en defensa de la fe.

Colombia, abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar. No temas a la verdad ni a la justicia. Queridos colombianos: No tengan miedo a pedir y a ofrecer el perdón.Papa Francisco

(I)