La defensa de Ricardo R., tío del vicepresidente Jorge Glas y uno de los seis procesados por el delito de asociación ilícita dentro del caso Odebrecht, se encuentra a la espera de que el juez Ignacio Carrasco resuelva el pedido de levantar la "reserva para terceros" que se dispuso para esta causa a pedido de la Fiscalía.

La mañana de este jueves, Ivonne Núñez, abogada de Ricardo R., llegó al despacho de la fiscal del caso, Diana Salazar, para pedir copias del proceso y saber sobre los últimos impulsos fiscales dentro de la causa.

Poco antes de ingresar dijo que para su cliente es importante que sea público el caso, pues, "al momento que la ciudadanía se entera de que el proceso ha sido declarado en reserva, eso siembra dudas y la gente comienza a hacer especulaciones"; además, apuntó, que el linchamiento mediático que se ha dado contra Ricardo R. continuaría.

Núñez aseguró que su defendido no ha contratado con Odebrecht, que no ha participado de reunión alguna con el grupo brasileño, ni tampoco ha acompañado a su tío para reunirse con nadie que tenga que ver con esta constructora. Lo que sí reconoció es que su cliente en los últimos diez años estuvo un período muy corto dentro de la Superintendencia de Telecomunicaciones.

Investigaciones de Fiscalía

Según Fiscalía, Ricardo R. sería la persona que supuestamente valiéndose de su parentesco con un alto funcionario del Estado habría ayudado a Odebrecht a que obtenga varios contratos y habría recibido sobornos de Odebrecht, como pago del 1% de todo contrato que se celebraba en el país. Además, se señaló que el grupo brasileño le habría entregado a Ricardo R. $13 millones: $5 millones entre 2012 y 2013, mediante transferencias electrónicas, y en efectivo $8 millones.

Lea también: Pagos a través de terceros y dentro de un hotel

Núñez aclara que este proceso no responde a la lista de Odebrecht y criticó a la Fiscalía por no señalar con "claridad absoluta" quién es el vínculo directo del que se valió para beneficiar al grupo brasileño y de qué manera fueron entregados los $13 millones.

Un total de 19 días han pasado, de los 90 que se definieron para la instrucción fiscal en este caso. Al momento el proceso continúa, dentro de una reserva para terceros, con pedidos de información sobre movimientos de tarjetas de crédito, de cuentas bancarias de los procesados, de las empresas investigadas, la toma de versiones libres y sin juramento y la ampliación de versiones ya dadas. (I)