Desde hoy la oralidad regirá en el país para litigar en procesos judiciales en materias no penales (civil, laboral, mercantil, contencioso administrativo, contencioso tributario, niñez y adolescencia...).

El cambio de sistema, el cual reemplaza al escrito, entra en operatividad a doce meses de que la Asamblea aprobó el Código Orgánico General de Procesos (Cogep) y en medio del debate de si existe la infraestructura necesaria o de si los operadores de justicia están preparados para la aplicación.

Algunas partes de la norma entraron en vigencia en marzo del 2015, como las que reforman la Ley Notarial para que los notarios amplíen sus roles.

Gustavo Jalkh, presidente del Consejo de la Judicatura (CJ), cree que este cambio procesal es el más importante de la vida republicana del país. Según él, la Función Judicial está preparada al 100% para esto que dice no es un cambio de Código, sino de sistema, “con el que se provocarán las transformaciones definitivas del sistema procesal”.

Publicidad

“El sistema oral es exigente, en el que se ve quién está capacitado y quién no. Este es un sistema muy transparente. (...) Ahora las demandas tienen que venir con las pruebas pertinentes, habrá que cuantificar muy detalladamente cada una de las pretensiones, por lo tanto esto vuelve más serio el ejercicio profesional”, explicó.

Aunque Jalkh asegura que en este último año el CJ ha invertido lo necesario para la aplicación del Cogep en infraestructura, tecnología y capacitación de jueces y funcionarios, abogados en libre ejercicio, como el presidente del Colegio de Abogados de Pichincha, Ramiro García, sostienen que no estamos preparados.

Según García, no estar listos en términos de infraestructura y personal abre la posibilidad de que se dé un congestionamiento procesal y que se produzcan decisiones judiciales equivocadas que generen “sensación de inseguridad e indefensión entre los usuarios del sistema de justicia”.

Ante estos riesgos, García indicó que el gremio que representa habría pedido al CJ posponer la entrada en vigencia del Cogep. “El Código de Procesos en Colombia fue aprobado en 2012 y recién entró en vigencia en 2016. Nosotros lo hemos hecho en un año y con mucho menos presupuesto”.

Cifras del CJ registran como listas en el país para trabajar en estas causas no penales 279 unidades judiciales, 938 salas de audiencia y 1.225 jueces.

Néstor Arbito, vocal del CJ, cree que el proceso oral está diseñado para ser más ágil y evitar ‘incidentalismos’ usados para alargar un juicio.

Publicidad

Con la oralidad, Arbito espera se superen los tres y hasta cinco años que podían tomarse en procesos ordinarios no penales para obtener sentencias, por un tiempo promedio de nueve meses. (I)

Normativa
Acciones
Pensiones alimenticias

Con la vigencia del Cogep, tíos o abuelos no serán objeto de medidas de apremio personal (privación de libertad) para que se cumpla con la obligación de pago de alimentos. Solo lo será el actor directo del pago de estos. Tíos y abuelos serán solo solidarios en el pago patrimonial cuando no lo haga el directamente responsable.

Jueces con carga cero
Para manejar la oralidad propuesta en el Cogep, la Judicatura creó jueces para materias no penales con carga cero, es decir, jueces que tratarán desde hoy solamente causas presentadas bajo el sistema vigente.