Pedernales (Manabí) y San José de Chamanga (Esmeraldas), fueron las zonas que soportaron una intensidad máxima de 9 EMS (Escala Macrosísmica Europea, que cuenta con 12 grados) por el terremoto del pasado 16 de abril.

Así lo dio a conocer el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional (IG), tras un trabajo de campo realizado por 6 equipos que recorrieron los sectores que reportaron daños durante el sismo.

"Este valor refleja el colapso observado en muchas edificaciones vulnerables y los daños en edificaciones construidas bajo las recomendaciones de las normas técnicas", indica el documento publicado por el organismo.

Mario Ruiz, director del Geofísico, sostuvo que a 20 kilómetros de profundidad la falla, en un poco más de 40 segundos, se desplazó siete metros en total. "Ese desplazamiento de los 7 metros fue lo que originó que se generen ondas sísmicas...", agregó.

El organismo indicó además que en ciudades y poblaciones como Bahía de Caraquez, Jama y Canoa y las zonas centrales de Manta y Portoviejo, los daños en las edificaciones mostraron una intensidad de 8 EMS. "En estas dos últimas ciudades la distribución de daños es muy heterogénea y concentrada en ciertas áreas de la urbe", acotó el IG.

En tanto, en Esmeraldas, Santa Elena, Guayas, Los Ríos y parte de Santo Domingo de los Tsáchilas, se observaron fisuras en las paredes de las edificaciones, que no comprometen a la estabilidad de la estructura y, en general, en las provincias de la Sierra, el sismo fue sentido ampliamente por la población. (I)