Un fiscal federal solicitó que se abra una investigación contra la expresidenta argentina Cristina Fernández en una causa por supuesto lavado de dinero, informaron ayer fuentes judiciales citadas por la prensa.

La noticia se conoció horas después de una larga declaración judicial de un testigo clave ‘arrepentido’, una figura judicial que permite reducciones en las penas.

El fiscal Guillermo Marijuan basó su solicitud en datos aportados el pasado viernes por el testigo en una causa que está bajo secreto sumarial, según las fuentes.

De acuerdo con los datos filtrados a la prensa, el testigo habría mencionado a la exmandataria (2007-2015) y a su fallecido esposo, el expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), como parte de las operaciones bajo investigación.

Publicidad

Además de la expresidenta, el fiscal solicitó investigar al exministro de Planificación Federal de Kirchner, Julio De Vido, al financista argentino Ernesto Clarens y otras personas cuyas identidades no trascendieron.

La solicitud sobreviene días antes de que la expresidenta argentina deba concurrir a declarar el próximo miércoles a tribunales en otra causa por supuesta malversación pública por operaciones cambiarias del Banco Central mientras era mandataria.

También el actual presidente argentino, Mauricio Macri, fue objeto de una solicitud de investigación de un fiscal esta semana por su participación en dos sociedades offshore, una de las cuales fue revelada en el caso mundial de los Panama Papers. Ninguna de ellas figura en su declaración jurada.

El Ministerio de Justicia aclaró que no dará “ninguna información” sobre la identidad de las personas que se amparen en la figura de testigos protegidos, tras trascender en la prensa supuestos dichos ante el juez del empresario Leonardo Fariña, citando a los Kirchner.

El juez de la causa, Sebastián Casanello, impuso el secreto de sumario.

En el marco de la causa, el pasado miércoles el juez ordenó el arresto del constructor y petrolero Lázaro Báez, acusado de presunto lavado de dinero que multiplicó su fortuna durante los gobiernos de los Kirchner.

Publicidad

Báez, de 59 años, está imputado de desviar fondos hacia cuentas en Suiza durante los doce años de gobierno de los Kirchner, con quienes mantuvo una amistad.

Medios de la prensa argentina sostienen que Báez manejaría dinero de la familia Kirchner.

El detenido creó un imperio de negocios en la sureña Santa Cruz (Patagonia), provincia que fue plataforma de lanzamiento de los Kirchner a la política nacional.

El caso Báez se inscribe en una serie de casos abiertos por la justicia contra exfuncionarios y empresarios vinculados al kirchnerismo, como el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime, arrestado en una causa por compra de trenes a España y Portugal con un lote en mal estado en 2005.

Según la información publicada en Clarín, en la declaración del pasado viernes, Leonardo Fariña, llamado “el valijero” del dinero de la Ruta K, aportó información y posibles testigos de “que la propia Cristina y antes su marido habían armado una estructura para sacar del país o blanquear en inversiones locales fondos millonarios que, según él, tenían origen ilícito”.

“Los Kirchner armaron una red de lavado con plata del Estado y ustedes pueden descubrirlo conmigo por qué yo sé cómo lo hicieron”, dijo Fariña según el medio. (I)