Una de las metas que se trazó el Ministerio de Educación para este año es la reestructuración e implementación de un nuevo modelo de gestión de 24 establecimientos con oferta de bachillerato técnico para beneficiar a 24.296 estudiantes.

El ministro de Educación, Augusto Espinosa, explicó en un diálogo con EL UNIVERSO cómo se fortalecerán las unidades productivas y la incorporación del bachillerato técnico productivo.

¿Cómo funcionará el modelo de bachillerato técnico productivo?
Hay que destacar que hay una alta demanda por el bachillerato técnico. Aproximadamente un 50 % de estudiantes que están en bachillerato busca alguna modalidad técnica. Es muy importante porque en el Ecuador debemos buscar distintas maneras de inserción una vez que se gradúan como bachilleres. No puede ser -en ningún país- que la manera para seguir progresando en la vida sea ir a las universidades, también hay la posibilidad de insertarse inmediatamente en el mercado laboral o hacer un posbachillerato para mejorar las habilidades técnicas o de emprendimiento de tal manera que puedan hacer lo que les gusta hacer.

En este momento estamos enfocados en resolver el problema de falta de oferta para el posbachillerato para los estudiantes y estamos buscando que se deje de pensar que la única alternativa es la universidad.

Publicidad

Hemos iniciado un proceso de fortalecimiento del bachillerato técnico porque, mayoritariamente, la oferta estaba orientada a áreas como administración y comercio, contabilidad, y no necesariamente es la oferta que más le conviene al estudiante para buscar una posterior inserción laboral. Estamos trabajando en crear un nuevo modelo de gestión de bachillerato que primero articule la oferta a las necesidades de cada uno de los territorios. Si por ejemplo un territorio es productor de leche, la oferta técnica deberá estar orientada hacia la producción de leche, al procesamiento de leche, etc. Si en algún territorio tiene una especialización en piscicultura, los bachilleratos técnicos deberán estar articulados a esa realidad.

Y en este año, ¿cuántos colegios serán reforzados para brindar el bachillerato?
Vamos a trabajar con 24 establecimientos, uno por provincia, que serán referentes. Mostraremos qué pretendemos con el bachillerato técnico. Por ejemplo, en Quito será el Central Técnico, en Guayaquil será el Simón Bolívar, y así en cada provincia escogemos al plantel técnico para reconvertirle.

¿En qué consistirá la reconversión?
Consiste en un equipamiento integral. Actualmente estamos haciendo estudios para saber cuál es la demanda en equipamiento. Por ejemplo, en el Central Técnico de Quito se reequipará la parte metalmecánica, y en cada establecimiento estamos haciendo esta revisión de tal forma que se haga la inversión necesaria.

Una vez realizada esta inversión en estos talleres, la idea es que funcionen como una unidad productiva, es decir, que tengan una lógica de eficiencia y eficacia. Deberán autogestionar recursos a través de la prestación de servicios y operar como una empresa con reservas para la reinversión. En estas unidades los estudiantes de bachillerato técnico podrán practicar, es la formación dual.

¿Con qué áreas arrancarán?
Hemos diferenciado las áreas. Primero unas áreas genéricas que tienen alta demanda. Por ejemplo, si tienen un problema eléctrico en su domicilio, se contacta con alguien que empíricamente ha aprendido algo de electricidad, no con alguien que ha sido formado como un técnico eléctrico. Lo mismo en construcción o del manejo hidrosanitario. Enfocaremos a los servicios generales que requiere la población. Pero también el enfoque productivo estará hacia las especialidades territoriales. En mayo, en Limoncito (Santa Elena) inauguraremos el bachillerato técnico orientado a la agricultura, porque es un establecimiento agropecuario. Y avanzaremos a la agroindustria, industria de alimentos, porque en ese sector se va potenciando y generando la especialización productiva.

¿Los docentes para estos colegios se escogerán a través del sistema 'Quiero ser maestro'?
Vamos a hacer una convocatoria adicional. Todavía no se ha convocado porque estamos haciendo una reformulación de cuál va a ser la oferta técnica, para definir los perfiles y hacer la convocatoria.

Publicidad

En el próximo 'Quiero ser maestro' habrá una convocatoria para los profesionales técnicos, pero con un aspecto adicional. Unos serán los docentes que trabajarán bajo la LOEI (Ley Orgánica de Educación Intercultural), pero como vamos a tener las unidades productivas contrataremos profesionales expertos en cada área. Por ejemplo, si van a un taller automotriz vamos a contratar a ingenieros y técnicos automotrices que estarán a cargo de operar las unidades productivas. Se convertirán en empleados de estas unidades productivas y ellos ingresarán en modalidades distintas de contratación que puede ser bajo la Losep (Ley Orgánica del Servicio Público) o el Código de Trabajo.

¿Habrá algún tipo de acuerdo con las empresas para que los estudiantes realicen pasantías?
En el año, los 24 establecimientos educativos referentes van a implantar el modelo, pero la idea es que en el 2016 nosotros ya trabajemos con empresas. Si las empresas cumplen con ciertas características se convierten en un espacio docente y los estudiantes van a poder practicar en las empresas privadas. En el 2015 lo que haremos es establecer los referentes de nuestras unidades productivas y se implementará el modelo que pretendemos, y lo importante es que manejemos la parte teórica y que la parte de la práctica se haga en empresas, ese es el modelo.

Otra de las metas es mejorar la tasa de matrícula en el bachillerato, que se ubica en 65,1 %. Las jóvenes no concluyen con sus estudios por el embarazo. ¿Hay algún plan sobre el embarazo adolescente? ¿Se permitirá que las alumnas que se encuentren en esta situación puedan continuar sus estudios?
La primera política es la preventiva. Estamos arrancando con un trabajo intenso para evitar el embarazo adolescente. Nuestro objetivo es minimizar y ojalá erradicar el embarazo adolescente. Y para eso tenemos el plan integral de seguridad estudiantil y educación preventiva. De las 200 horas de participación estudiantil, un componente fundamental es el desarrollo del liderazgo juvenil y que estos líderes juveniles trabajen con sus pares para tenerlos alejados del alcohol, minimizar el embarazo adolescente y el abuso escolar.

Pero si por cosas de la vida la chica se embaraza -y es normalmente la más afectada porque deber retirarse, a diferencia del hombre que continúa sus estudios- hay una disposición expresa en la normativa de que ninguna estudiante que se embaraza pueda quedar al margen de la educación. Sería ilegal que un establecimiento le niegue la matrícula a una mujer adolescente que se embarazó. Más bien hay que trabajar con ella, hay que garantizarle para que permanezca en el sistema educativo. Si eso sucedió en un establecimiento privado, es mejor que se denuncie para que el Ministerio de Educación garantice los estudios en el mismo establecimiento privado. Y si alguna autoridad del colegio público no le permitió asistir a clases, debe reportarlo para abrirle el sumario administrativo.

Lo que sí va a suceder es que esa persona (adolescente embarazada) tenga una atención especializada a través de los departamentos de consejería estudiantil que se van a ir constituyendo paulatinamente

¿Los estudios para las adolescentes embarazadas no se podrán interrumpir?
Nunca se deben interrumpir los estudios, porque si ya la joven cometió este error de embarazarse precozmente el problema se agrava cuando es madre con un niño, soltera y sin bachillerato. Nosotros garantizamos que esa joven pueda continuar con sus estudios y después graduarse, y en lo posible pueda evitar que su plan de vida cambie por su bebé.

¿Se tienen detalles de cómo funcionará la nueva estrategia del Enipla (Estrategia Nacional Intersectorial para la Planificación familiar y prevención del embarazo adolescente)?
Detalles no, ya los dará a conocer la directora del Enipla. Yo podría decir que la estrategia se enfocará en la prevención, se deberá transmitir la educación para la vida desde una perspectiva humana, es decir, hacer notar que la relación entre las personas lleva implícitos afectos, sentimientos y que no se trata de un contacto físico que provoca placer. No se enfocará desde una perspectiva religiosa, sino espiritual. Y después se dará la información necesaria sobre lo que implican los métodos anticonceptivos, deben estar enterados. Si bien lo ideal es que se postergue el inicio sexual, pero también existe la probabilidad de que eso no se produzca, deben estar informados. Ese el enfoque que debería contemplar el Enipla. (I)