El decomiso de 74 kilos de cocaína y la detención de cinco personas, entre ellos un sacerdote, fue el resultado del operativo antidrogas denominado Transportador, que se realizó en Ibarra y que incluyó allanamientos y decomisos en otras cuatro ciudades del país.

La Policía informó que entre los aprehendidos están cuatro ecuatorianos y un colombiano, además ocho inmuebles fueron allanados y cuatro vehículos incautados en Ibarra, Tulcán, Quito y Santo Domingo.

Según las primeras indagaciones, la droga se almacenaba en varias casas y luego se enviaba vía marítima hacia Norteamérica y países de Europa.

La operación se inició en mayo pasado cuando se cotejó información sobre la existencia de una presunta organización dedicada al acopio de droga en el cordón fronterizo entre Colombia y Ecuador. Los miembros de esta banda, al parecer, utilizaban compartimentos ocultos en vehículos para transportar el alcaloide.

Publicidad

Las investigaciones se centraron en Tulcán, en donde se confirmaron reuniones y actividades entre los miembros de la organización delictiva. Con esta información se determinó la existencia de otro inmueble en la ciudad de Ibarra, en el sector de Imbaya. El local se utilizaba como centro de acopio de droga, que era transportada vía terrestre desde la frontera norte en vehículos acondicionados con caletas en su estructura para evadir los controles que realizaban en esta zona del país.

Se informó que en el inmueble de Imbaya se encontraron tres sacos de yute que contenían 132 paquetes que estaban cubiertos con cinta de embalaje y un logotipo impreso en alto relieve con la figura de un caballo.

Luego de los análisis se determinó que era cocaína con un peso aproximado de 74,278 gramos.

La Policía Antinarcóticos manifestó que con este decomiso se establece que 3,972 toneladas de cocaína y 41,10 kilos de heroína han sido interceptados a esta organización durante el 2013 y lo que va de este año.

Detalles
Narcotráfico

Pronunciamiento
Luego de conocerse la detención de un sacerdote, la Diócesis de Ibarra informó, mediante un comunicado, que “conoce, como toda la ciudadanía, que se está desarrollando una investigación”.

Agrega que la Diócesis no quiere interferir en los procedimientos legales y renueva su total confianza en el trabajo de la Fiscalía y los magistrados.