El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, logró la noche del jueves el respaldo de la Legislatura (parlamento comunal) a su proyecto de garantías a la libertad de prensa, derecho que a su juicio está amenazado en Argentina.

La norma fue resistida por el bloque que a nivel federal responde a la presidenta Cristina Kirchner, pero Macri logró el respaldo de otras fuerzas hasta sumar una mayoría de 35 votos positivos, con 15 rechazos y 7 abstenciones.

"La Ciudad Autónoma de Buenos Aires garantiza el derecho de todas las personas de buscar, expresar, recibir y difundir libremente, por cualquier medio de su elección, informaciones, opiniones, ideas y manifestaciones culturales", señala el texto aprobado.

Las fuerzas afines a Kirchner dijeron que estos derechos están suficientemente garantizados por la Constitución Nacional y los tratados internacionales de libertad de expresión a los que adhiere el país.

Publicidad

Macri, un alcalde derechista de 54 años, había defendido este jueves la creación de un fuero judicial comunal para intervenir cuando esté en riesgo la libertad de prensa, en particular la que expresa a la oposición a nivel federal.

"Es importante tener un sistema de medios de comunicación independiente que tenga la capacidad de hacer críticas constructivas pero que además sirva de plataforma para que los que no son oficialismo se puedan comunicar con el electorado", señaló Macri en rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

Perfilado como como candidato opositor para las presidenciales de 2015, afirmó que "queda claro a la luz de lo que está pasando en Venezuela, que la falta de medios independientes afecta severamente la capacidad de expresar alternativas por parte de otros candidatos".

Consideró que "lo que pasa en Argentina no es muy distinto de lo que pasó ya en otros países de América latina".

Publicidad

"Es un gobierno (de Cristina Kirchner) que construye un relato, pasa el tiempo y el relato no coincide con la realidad y cree que la culpa de lo que le pasa son los que describen esa realidad, es decir los medios de comunicación independientes", dijo Macri sobre las denuncias de falta de libertad de prensa en Argentina, donde los principales diarios son fuertemente críticos al gobierno.

A mediados de mayo, Macri firmó un decreto para crear un ámbito judicial especial en la capital argentina que "regule y proteja los derechos de las empresas periodísticas y de los periodistas a ejercer su profesión".

Según Macri, hay "un proceso de hostigamiento y eso se va agravando en el tiempo. Es un proceso de cambio de dueños de los medios, que pasan a estar en manos de gente amiga (del gobierno) y los medios independientes se van reduciendo".

El proyecto se enmarca en la disputa entre el multimedios Clarín y el gobierno, que se remonta a 2009 cuando se aprobó una ley de medios antimonopólica que aún no se pudo aplicar en su totalidad por los recursos de amparo presentados por el grupo ante la justicia.

Publicidad

Para capitalizar crecientes protestas con caceroleos contra el gobierno, en especial en Buenos Aires, Macri dijo que apuesta al "liderazgo y confianza en las personas" y justificó sumar a sus filas "gente prestigiosa" del espectáculo, el deporte, la religión, etc.

Pronosticó un buen resultado de su fuerza en las elecciones legislativas de octubre, cuando se renueve la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, pero aseguró que "el verdadero cambio de rumbo va a operar desde 2015", en las próximas presidenciales.