El senderismo puede ser una actividad agradable en familia, si se toman en cuenta las recomendaciones de expertos, como la israelí Tzippi Moss, una psicoterapeuta holística y coach casada con un guía turístico. Ella se enfoca en preparación adecuada, agua, descansos y buscar la mejor temporada.

1. Ponte en forma. Antes de salir, haz caminatas más cortas que el paseo que tienes en mente. Haz ejercicio en cintas de correr y máquinas elípticas. Practica caminar con un peso, como una mochila llena. De lo contrario, sentirás dolores y otras molestias.

5 lugares para hacer senderismo en Ecuador

2. Empaca la mentalidad correcta. De todas formas habrá agotamiento, calor y momentos de frustración. “Por cada diez senderistas que se proponen hacer el recorrido de una sola vez, solo tres o cuatro lo consiguen, dice Moss, refiriéndose a una de sus rutas favoritas, el Sendero Nacional de Israel, que requiere nada menos que de 45 a 60 días para completarse.

“Si bien hay gente que no lo logra por lesiones, muchos abandonan debido a unas expectativas poco realistas, como las distancias que esperan cubrir en un día o sus condiciones físicas”. Piensa por qué quieres ir, qué es lo más importante: ¿pasarla bien o llegar a la meta?

Publicidad

Llevar el equipo adecuado es una de las principales recomendaciones.

3. Invierte en buen equipo. Moss dice que nada arruina más rápido una caminata que unas malas botas o una mochila que no ofrece el soporte adecuado. Recomienda calcetines que absorban el sudor, bastones de senderismo y equipo para la lluvia, incluida una buena lona o una carpa liviana.

4. Toma suficiente agua. ¿Sabes dónde vas a rellenar las botellas? Es importante averiguar este dato antes de salir. Si se cuenta el agua para tomar, cocinar y lavarse las manos o la cara, son seis litros por persona.

5. Aliviana la mochila. Un paquete pesado puede convertir tu experiencia en algo muy desagradable o, lo que es peor, provocar fracturas. No lleves lo que no vas a necesitar.

Tener agua suficiente para el tiempo de recorrido: de 4 a 6 litros para todo un día. Foto: Shutterstock

6. Cuídate y descansa. Si las caminatas son de varias horas, llevar golosinas pequeñas y grandes puede marcar una gran diferencia. Moss aconseja comprar buen chocolate, frutos secos, comida envuelta en papel aluminio y una bebida reconfortante para el final del camino. Si hay una cafetería, restaurante o albergue en el camino, no hay nada malo en hacer una parada.

7. Prepárate para lo inesperado. Nada va a salir tal como lo planeaste. Puede llover o hacer más calor o frío de lo que esperabas. La comida preparada puede dañarse. Puede haber retrasos en el transporte de regreso. Consulta los informes meteorológicos y habla con las autoridades locales en caso de dudas.

8. Apóyate en la experiencia de los que ya lo hicieron. No pasa nada por preguntar, buscar un libro o folleto turístico, o un blog de viajes. También se vale buscar compañía de otros que ya tienen experiencia. Si es la primera vez, puede ser mejor no aventurarse solos.