Internet se ha convertido en un servicio básico más para los hogares del mundo y Ecuador no es la excepción. Muchas veces, el precio es el primer aspecto que se considera al contratar estos servicios, es decir, se busca el que ofrezca más velocidad por menos precio.

Sin embargo, la calidad y la eficiencia son claves, más aún si se trata de internet, sobre todo ahora que es indispensable para facilitar el cumplimiento de actividades diarias como la educación virtual, el teletrabajo, el manejo de dispositivos en un entorno de hogar inteligente.

“Muchas personas optan por aceptar ofertas de bajo costo, sin analizar las garantías que ofrece el proveedor de internet con el que se realiza el contrato. Es importante validar la información para evitar engaños o intermitencia en el servicio, inclusive quedar totalmente imposibilitado de hacer reclamos”, explicó John Holguín, especialista de HughesNet.

Entre los servicios que ofrecen los proveedores de internet de uso doméstico se encuentran servicios como streaming de música, películas, control parental y monitorización en remoto. Sin embargo, una red doméstica funciona a través de una conexión compartida que posee un costo menor. No obstante, esta no es una opción recomendada para empresas grandes, porque presenta señales inestables, con dificultad de mantenimiento de tráfico de descargas y subidas.

Publicidad

Otros puntos negativos son la disminución de la velocidad conforme el número de usuarios y la dificultad de alcanzar íntegramente la velocidad contratada. Normalmente, estos números giran en torno al 10 %, mientras el internet dedicado proporciona velocidad integral de navegación.

Además, en el contexto de un cibercrimen que representa una amenaza constante y creciente para las organizaciones y hogares, Dale Drew, jefe de Seguridad de Level 3, recomienda una serie de preguntas clave a los proveedores de servicios de internet (ISP) para comprender cómo resguardan la infraestructura y los datos.

En primer lugar, deben preguntar cómo protege el acceso a la gestión de su infraestructura crítica. Luego, cuántos grupos de seguridad diferentes tiene el proveedor para proteger sus sistemas, y si todos usan el mismo enfoque: muchas organizaciones mantienen múltiples funciones de seguridad internamente que puede causar conflictos de recursos.

Drew explica que las compañías necesitan sentirse cómodas con la forma en que su proveedor puede proteger su infraestructura de red de estas amenazas.

Otras de las recomendaciones que menciona Holguín para tener garantías al momento de navegar y contratar el servicio adecuado son verificar el registro del proveedor. En Ecuador existen páginas web donde están registradas las compañías con personería jurídica. Una de estas páginas es la Superintendencia de Compañías, donde cualquier persona natural, a través de una búsqueda en internet, puede acceder y confirmar que el proveedor del servicio de internet que va a elegir está registrado, por tanto opera de manera legal. Además, la página de Arcotel presenta cuáles son los proveedores autorizados por ellos para funcionar en el país.

Especialmente en las zonas rurales, donde el servicio de internet ofrecido muchas veces no cuenta con garantías o respaldos, por tratarse de proveedores de internet piratas.

También, aunque parezca algo obvio, es importante revisar comentarios de la empresa en redes sociales. Las redes sociales son el espacio común para que muchos usuarios de internet expresen su satisfacción o inconformidad con el servicio. Muchas de las empresas responden a estos comentarios y quejas, brindando una respuesta y soluciones a sus clientes. Es así que revisar cómo ha respondido el proveedor permite tener una referencia de la calidad del servicio. Otro indicador positivo, específicamente en la red social Facebook, es que la empresa tenga habilitada la opción de calificar a la empresa. Sin embargo, es importante mencionar que los usuarios deben ser responsables al momento de presentar sus peticiones o quejas y cumplir con un protocolo de identificación que permita a los proveedores validar la solicitud.

Los usuarios deben verificar la velocidad de descarga, y capacidad de datos ofertados. En el caso del internet para las zonas rurales la velocidad promedio ofrecida bordea los 5Mbps. Los proveedores de internet seguro siempre ofrecerán paquetes de megas de descarga que permita a los usuarios tener una conexión estable, veloz y segura.

Finalmente, es indispensable analizar el soporte técnico. Se debe verificar que el proveedor de internet tenga una página web, en la cual registre información de contacto para acceder al servicio al cliente y soporte técnico, y que además incluya atención 24 horas al día, 7 días a la semana. Un añadido puede ser que tenga otros canales alternativos de atención como: WhatsApp, Chatbots en su página web e incluso una aplicación móvil. (I)