El cuidado de los cables de los dispositivos electrónicos es algo que atormenta a más de uno. No importa cuán cuidadoso puedas ser, el cable de cargador de un teléfono en algún momento puede sufrir un daño irreversible.

El uso y desgaste diario hace que estos cables se rompan, en especial en la parte donde están los conectores. Si esto te ocurre, lo más recomendable es cambiar el cable, aunque otro no cumpla de la misma manera su función o implique una inversión extra, publicó El Universal.

Google acuerda pagar por contenido de Wikipedia

Por qué no debes cargar tu celular con un cable roto

Utilizar el cargador del celular estando roto, quizás parezca que no acarrea ningún problema, pero como explica la compañía de tecnología Equinux AG, es un error por 4 razones:

1. Daña el celular

Un cable deshilachado daña el dispositivo, aunque sea capaz de cumplir con su función. El desgaste no permite que la electricidad fluya correctamente a través del cable de carga, por lo que el móvil sufre picos de tensión que dañan los componentes internos.

Publicidad

Un cable roto puede funcionar con normalidad, pero implica riesgos. Foto: SarannP/iStock

2. Es arriesgado

Los picos de tensión anteriormente mencionados, causados por un cable de carga roto o dañado, pueden hacer que el dispositivo se sobrecaliente y provoque un incendio.

3. Podrías sufrir una descarga eléctrica

Los hilos o alambres que conforman un cable quedan expuestos al romperse y si la piel entra en contacto podría causar desde una quemadura hasta la muerte por una descarga eléctrica.

4. Arriesga la vida de niños y mascotas

A todo lo anteriormente explicado, súmale la curiosidad natural de los niños y las mascotas.

Pone en peligro la vida de los niños y las mascotas. Foto: iStock

¿Cómo prevenir el desgaste de los cables del celular?

Aunque el desgaste pueda ser algo inevitable, sí se puede alargar un poco la vida útil de un cable cargador.

Publicidad

No estirar el cable

Cuando estamos cargando el teléfono, es normal que no quieras dejar de utilizarlo y en un descuido, puedes estirarlo de más. Este tipo de tensión hace que la funda de plástico se rompa dejando los cables expuestos.

Cuidado al desconectarlo

Al desconectar el cable, hay que hacerlo con cuidado. Desconectarlo con fuerza y sin poner atención contribuye a un mayor desgaste.

No utilizar cables de mala calidad o falsos

Lo barato sale caro. Los cables genéricos son más propensos a sobrecargas eléctricas y tienden a usar plástico delgado y económico para la funda que los recubre. (I)

El desgaste de un cable y los accidentes se pueden prevenir. Foto: Sturti/iStock

Te recomendamos estas noticias