La filtración de datos de clientes o de distintas base de datos alrededor del mundo ocasiona que le comiencen a llegar correos ‘extraños’ de instituciones a las que ni pertenece.

Este es uno de los métodos aprovechado por los hackers para el robo de datos y se conoce como phishing.

A inicios del 2021 se conoció de la filtración de datos de clientes de una institución financiera a través de un acceso no autorizado a los sistemas de un proveedor que presta servicios de mercadeo. Mientras el pasado 16 de julio, la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) indicó que presentó una denuncia por el delito de “ataque a los sistemas informáticos” aunque aclaró que los datos de los clientes se encuentran debidamente resguardados.

Cómo cuidarse de los ladrones de datos

Varios especialistas como MrlinkEc han señalado que tras el ataque de ransomware a la empresa pública aún no se sabe qué datos estarían expuesto por lo que cuando el sistema esté operativo nuevamente recomienda cambiar las credenciales y hasta el correo asociado a la cuenta ya que podría ser aprovechado para el envío de correos con estafas aduciendo deudas y hasta la anulación de cuentas.

Publicidad

Existen varios mecanismos que le permitirán identificar los correos fraudulentos y así no exponer sus datos de acceso a distintos servicios o tarjetas de crédito:

  • Dirección de correo electrónico del remitente

El correo le podrá llegar con el nombre de la institución, pero debe percatarse de la dirección de correo electrónico y que esta pertenezca a la entidad donde mantiene un servicio o cuenta. No debe incluir ninguna palabra o letra adicional en el dominio (todo lo que está detrás del signo @).

  • Llamada a la acción o amenazas

Si en el correo electrónico le solicitan que haga clic o abra un archivo adjunto dude de inmediato, también le dirán que si no lo hace podrá recibir una penalización. Es un truco común que utilizan los ciberdelincuentes para redirigir a un sitio web que asemeja al portal institucional donde ingresará sus datos y se los robarán.

  • Falta ortográficas en el correo

Las instituciones evitan cometer faltas ortográficas en sus correos electrónicos por lo cual dude también de los mails que le llegan. Los ciberdelincuentes los envían con faltas ortográficas o gramaticales notables y en ocasiones son por una traducción mal hecha.

  • Busca urgencia y el asunto es de máxima urgencia

Si la supuesta institución le pide con urgencia realizar la acción, sospeche inmediatamente, de igual manera si el asunto del correo es de máxima urgencia.

Varios portales aconsejan no abrir los correos tampoco descargue archivos adjuntos de los correos sospechosos y de remitentes que no conoce. Inmediatamente marque como spam y así no volverá a aparecer un correo en su bandeja de entrada de ese remitente.