El magnate Elon Musk estaría listo para comenzar a poner microchips en los cerebros de las personas, esto mediante una de sus empresas, Neuralink porque su compañía está ya lanzando anuncios para contratar a profesionales que puedan encabezar los ensayos clínicos.

El objetivo de Neuralink es tratar a las personas con enfermedades y afecciones neurológicas, como parálisis, y conseguir que se muevan de nuevo o, más en concreto, ayudarlas a mover cosas con nada más que el poder de sus mentes. De acuerdo a la compañía, al momento solo se han realizado estudios en cerdos y monos.

La compañía ha lanzado un anuncio para contratar a un director de Ensayo Clínico. El puesto tendrá sede en Fremont, California, promete que el solicitante “trabajará en estrecha colaboración con algunos de los médicos más innovadores y los mejores ingenieros”, así como con los “primeros participantes del ensayo clínico de Neuralink”.

El año 2022 es el fijado por Elon Musk para que el proyecto vea la luz. “Reemplazar neuronas defectuosas o perdidas con circuitos es la forma correcta de pensar. Muchos problemas pueden resolverse conectando señales entre neuronas existentes”, afirmó el CEO de Tesla en sus redes sociales el pasado mes de diciembre.

El problema al que se enfrenta Elon Musk es la gran cantidad de obstáculos regulatorios que debe superar antes de que este proyecto se implemente, incluso a nivel de ensayos.