Un estudiante de diseño industrial creó un tercer ojo de alta tecnología llamado Third Eye, que seguro será de mucha utilidad para aquellas personas un poco distraídas que se exponen a peligros al estar permanentemente concentradas en la pantalla del teléfono celular.

El ojo artificial se puede colocar en la frente de una persona, para buscar obstáculos mientras camina. Cuando hay un obstáculo frente al usuario, el sensor ultrasónico lo detecta e informa al caminante a través de un altavoz conectado, para evitar que la persona se accidente.

Este dispositivo consiste en un estuche de plástico translúcido, que se fija directamente a la frente con una almohadilla de gel muy fina. “El componente negro que parece una pupila es un sensor ultrasónico para detectar la distancia. Cuando hay un obstáculo frente al usuario, el sensor ultrasónico lo detecta e informa al usuario a través de un zumbador conectado”, explica Minwook Paeng, creador del objeto.

Pese a que puede resultar funcional, el aparato es una especie de crítica por parte del estudiante de diseño industrial, quien pretende destacar que nuestro mundo se ha vuelto bastante absurdo.

“No quiero que esto sea una solución. Sin embargo, si seguimos siendo adictos a los teléfonos inteligentes, como ahora, definitivamente necesitaremos estos productos en el futuro”, dice Paeng al portal Interesting Engineering.

El prototipo de Third Eye todavía está en fases de desarrollo y prueba. (I)