El internet es la conexión global para compartir y experimentar negocios, información, vida social, entre otros. Una entrada a este mundo son los navegadores web o buscadores web que permiten interactuar con las páginas web (sitios web) a partir de una URL (Uniform Resource Locator) -la dirección única y específica que se asigna a cada uno de los recursos disponibles de la www (World Wide Web) para que puedan ser localizados por el navegador y visitados por los usuarios-.

Buscadores como Google Chrome, Mozilla Firefox, Microsoft Edge o Apple Safari garantizan la comodidad de los usuarios a la hora de navegar. Sin embargo, si no se los configura debidamente, este confort va en detrimento de la seguridad y la privacidad. Los navegadores recogen datos. Por un lado, esto supone una mayor comodidad a la hora de navegar, pero también una menor protección de la privacidad, dicen los expertos.

Las empresas de publicidad, por ejemplo, hacen uso de las llamadas cookies de terceros que almacena el navegador. De este modo intentan rastrear el comportamiento de navegación de los usuarios e identificar sus intereses. Como resultado, el usuario recibe, por ejemplo, publicidad personalizada. Pero este seguimiento, sin embargo, puede bloquearse. Navegadores como Safari, Firefox y Edge lo hacen por defecto. Para ello, solo hay que activar los bloqueadores de rastreo en el apartado ‘Privacidad y seguridad’ del menú de ajustes. Sin embargo, las cookies no siempre son malas: también suponen una cierta comodidad a la hora de navegar, ya que garantizan que no haya que volver a introducir ciertos datos una y otra vez.

Todos los navegadores habituales ofrecen numerosas opciones para proteger la privacidad a través de la configuración.

¿Pero cómo navegar seguros?, ¿cómo configurar su máxima seguridad?

El experto ecuatoriano Harold Villalva Melgar da algunas pautas, sobre todo en lo que tiene que ver con la clonación de tarjetas (skimming), robo de identidades por medio de ingeniería social (phishing). “La primera recomendación es no convertir la vida privada y sus actividades en públicas en las redes sociales de moda, no compartir los datos de las tarjetas de crédito libremente o comprando en sitios no seguros. También una muy buena opción es navegar de modo incógnito o modo privado ya que no crea historiales o guarda las cookies en el navegador para darnos un poco de seguridad con las cookies que pudieran alojarse, pero bajo este modo no quiere decir que pasaremos desapercibidos con la información que estemos buscando o compartiendo o tener algún anonimato, este tráfico entre el usuario y el proveedor de internet (ISP) queda registrado”.

Publicidad

Las cookies son pequeños archivos de texto a través de los cuales se reconoce a un usuario cuando vuelve a visitar una página. Por lo tanto, quien bloquee todas las cookies tendrá una experiencia de navegación un tanto incómoda. “Esto también llevaría, por ejemplo, a que un sitio de compras como Amazon ya no pudiera guardar el carro de la compra”, advierte Dennis Kochinky, de la publicación alemana Computer Bild.

Por lo tanto, se recomienda un bloqueo escalonado de las cookies, aconseja Arne Arnold, de la revista especializada alemana PC Welt. “Bloquear al menos las cookies de terceros, para así evitar que todas las páginas asociadas a los sitios web dejen su huella en el navegador. De esta manera, también se puede evitar que redes publicitarias enteras se apropien de los datos”.

Otro ajuste importante para las cookies se encuentra en el navegador Chrome en la sección ‘Privacidad y seguridad’, cuya opción ‘Precargar páginas para acelerar la navegación y la búsqueda’ siempre está activada por defecto. “Si este ajuste está activado, Chrome inicia automáticamente determinados sitios web y el usuario recibe sus cookies aun cuando no los visite en absoluto”, advierte Kochinky.

Las empresas de publicidad, por ejemplo, hacen uso de las llamadas 'cookies' de terceros que almacena el navegador. De este modo, intentan rastrear el comportamiento de navegación de los usuarios.

También es necesario adquirir un software de protección o antivirus que monitorean y advierten sobre sitios web peligrosos. “Estos ofrecen un modo más seguro para ingresar contraseñas e información confidencial. Se agregan en modo de extensión dentro del navegador para hacer más segura la navegación web. También podemos configurar la aceptación de cookies en el navegador”, dice Villalba.

¿Qué son las cookies, para qué sirven, se pueden desactivar?

Las cookies no son spam ni gusanos informáticos ni ningún otro tipo de virus extraño. “Las cookies son archivos pequeños que envían los sitios web y se alojan en el ordenador a manera de intercambio en los navegadores que obtienen datos tales como controlar el tráfico, identificar sesiones, almacenar contenidos, medir actividades del sitio o crear perfiles de comportamiento y tendencias del usuario para fines comerciales. En pocas palabras, recolectan información. Hay páginas web que advierten que pueden usar cookies de terceros (gestión tercerizada) y que no pueden funcionar o llevar al máximo la expectativa”, destaca Villalva.

Cuando entramos a un sitio específico podría salir una advertencia de si queremos ‘Aceptar todas las cookies’ del sitio o ‘Ajustar el manejo de cookies’. “Con esta última opción no permitirá desactivarlas totalmente, ya que habrá cookies estrictamente necesarias que no se podrán desactivar, pero sí podrá haber otras que son funcionales o de rendimientos que pueden ser desactivadas, pero detrás de esto mostrará una advertencia indicando que podrían limitar el funcionamiento de la página web (cookies de terceros)”, dice el también investigador tecnológico guayaquileño.

Publicidad

Aunque no todas las cookies son malas, en algunas da la comodidad para no volver a escribir los datos seguidamente. La tarea de las cookies es “contarles” a las marcas y empresas cómo nos comportamos en internet para colocar anuncios de acuerdo con nuestros gustos e intereses.

Entre otras cosas, pueden recabar este tipo de información:

  • Direcciones y contraseñas del correo electrónico
  • Nuestro número de teléfono y dirección
  • Nuestra dirección de IP
  • El sistema operativo de nuestra computadora
  • El navegador que utilizamos
  • Páginas visitadas anteriormente

El trasfondo de toda esta recogida de datos son los modelos de negocio de los proveedores de navegadores. “Google se financia con la publicidad, de ahí que el navegador Chrome rastree lo más posible. Firefox, en cambio, gana dinero utilizando Google como motor de búsqueda”, explica Arnold en una nota de la agencia DPA.

Por lo tanto, el experto aconseja a los usuarios de Firefox que eliminen Google como su motor de búsqueda por defecto y que utilicen en su lugar un buscador como StartPage. “Los resultados de la búsqueda son los mismos, pero sin almacenar datos personales”, señala Arnold.

Los navegadores web se han convertido en las herramientas más populares de acceso a internet. Por esa razón explotar sus vulnerabilidades se ha convertido en un objetivo muy interesante para los atacantes informáticos.

¿Para qué sirven los marcadores personales y cómo usarlos en un navegador?

Las cookies pueden ser propias o de terceros; temporales o permanentes. Las propias se generan en la web que estamos visitando, y las de terceros pertenecen a una página externa, normalmente a los anunciantes. Las temporales o “de sesión” solo duran mientras tenemos una sesión abierta en el navegador. Cuando la cerramos, desaparecen. Sin embargo, para hacer que las permanentes o “persistentes” dejen de recibir información sobre nosotros debemos borrarlas manualmente de nuestro buscador.

“Los marcadores o favoritos son una funcionabilidad de los navegadores que permiten guardar, organizar, compartir y administrar de forma general la páginas web favoritas, accesos directos que permitirán acceder a la web inmediatamente sin tener que volver a escribir la dirección web. Para poder usarlos solo basta digitar la dirección web, darle enter a lo cual entraremos al sitio, en la barra de direcciones donde digitamos la dirección url encontramos un ícono en forma de estrella, solo bastará darle clic para que se guarde en el marcador o favorito”, explica Villalba.

Los navegadores web se han convertido en las herramientas más populares de acceso a internet. Por esa razón explotar sus vulnerabilidades se ha convertido en un objetivo muy interesante para los atacantes informáticos, por lo cual debemos tomar en cuenta estas recomendaciones.

Según el experto ecuatoriano, configuraciones como “Permitir que esta extensión lea y cambie todos mis datos en los sitios web que visito” no son infrecuentes. Sin embargo, advierte, estas extensiones también pueden rastrear al usuario e incluso ser utilizadas por piratas informáticos para acceder a datos sensibles, algo que ya ha ocurrido en el pasado.

En principio, todos los navegadores habituales ofrecen numerosas opciones para proteger la privacidad a través de la configuración. Sin embargo, hay claras diferencias en los ajustes básicos. Los navegadores Safari, que solo está disponible para macOS e iOS, y Firefox ofrecen, por defecto, la mejor protección.

Hace poco Google anunció que pronto abandonaría por completo la recogida de cookies de terceros y, en su lugar, utilizaría un sistema de cohortes anónimas (tipo de investigación observacional y analítica) para identificar grupos de usuarios a los que se orientará la publicidad. Con esto, el buscador más usado -Google- no dejará de recoger datos, y también lo seguirá haciendo a través del navegador Chrome.

También es muy práctico utilizar en todos los dispositivos el mismo navegador personalizado. Todos los principales fabricantes de navegadores permiten sincronizar pestañas, marcadores, contraseñas y configuraciones entre el navegador de escritorio y el móvil. Sin embargo, los usuarios deben asegurarse de cifrar las contraseñas con una clave propia, ya que de lo contrario el fabricante del navegador podrá leerlas.

Si no quiere que la información sobre usted quede almacenada en su computadora de escritorio, puede eliminarla en la sección ‘Herramientas’ y después hacer clic en ‘Borrar los datos de navegación’. En el teléfono celular encuentra esta opción en ‘Configuración’, después en ‘Privacidad’ y, finalmente, en ‘Borrar cookies’.