Los fraudes en internet están muy presentes por todas partes. Si bien la tecnología puede traer grandes beneficios, también supone distintas amenazas de seguridad y es que cada vez son más las modalidades que emplean los ciberdelincuentes para robar datos personales con la intención de acceder a las cuentas bancarias.

Los expertos advierten que una de las claves de la lucha contra los ciberfraudes es la prevención, especialmente entre el público en general.

Existen diferentes vías por las que atacan los ciberdelincuentes: e-mail, SMS, entre otros. Una de esas modalidades es el smishing. El término proviene de la combinación de las palabras SMS (Short Message Service) y phishing. En este caso, los delincuentes usan la mensajería de texto para suplantar entidades como bancos, plataformas, entre otros. Su objetivo es que la víctima haga clic en enlaces fraudulentos, que redireccionan a páginas web falsas para robar datos.

Publicidad

Sin embargo, siempre hay una serie de puntos en los que es posible fijarse para intentar caer en la trampa de este tipo de fraudes y así evitar que puedan robar información personal. En algunos casos estos mensajes provienen de una supuesta entidad bancaria, solicitando la verificación de la cuenta o la actualización de datos. También puede ser una especie de alerta, sobre un cambio de clave de alguna red social o la oferta de regalos monetarios. Aquí algunas transcripciones.

  • Su clave dinámica ha cambiado, por favor dar clic aquí.
  • Te informamos que su envío NO. de guía CO****9223 se encuentra listo para entrega, valor pendiente de 8.689 COP. Para más información ingrese al siguiente link.
  • Su cuenta bancaria ha sido bloqueada. Para activar su cuenta puede acceder de forma segura desde este link.

“Nunca hacer clic en enlaces” aunque parezcan reales, la manera de combatir los SMS fraudulentos

¿Por qué recibimos SMS fraudulentos?

El primer punto a analizar es por qué llegan este tipo de mensajes, en ocasiones estos son enviados de forma masiva y a gran cantidad de personas al mismo tiempo. Además de esto, cuentan con que la mayoría de las personas que suelen recibir estos mensajes, no saben cómo identificar que son falsos o que son intentos de estafa. Por esta razón, en muchas ocasiones logran su objetivo, que no es otro que hacerse con nuestros datos personales, bien sea para venderlos o para suplantar la identidad en algún sitio.

¿Cómo protegerse?

  • Verificar la autenticidad: confirmar la legitimidad de los mensajes contactando directamente a la entidad a través de canales oficiales.
  • No hacer clic en los enlaces dudosos.
  • Utilizar soluciones de seguridad: mantener actualizado el software de seguridad en dispositivos móviles y considerar el uso de aplicaciones antivirus. (I)