Japón (AFP).- Una veintena de personas valientemente se turnaron y se metieron en un baño de hielo en la fría mañana del domingo en el santuario Teppozu Inari en Tokio para purificar sus almas y desear buena salud para el nuevo año. Los participantes, en su mayoría hombres, vestían taparrabos tradicionales, mientras que un puñado de mujeres vestían finas túnicas blancas para unirse al ritual sintoísta anual en el Santuario Teppozu Inari.

Después de un poco de calentamiento físico y cantos, los participantes se sumergieron en una tina llena de agua fría y grandes bloques de hielo mientras los medios de comunicación y el público observaban desde un costado.

Un participante de doce años, Dan Tsuzura, se estremeció al principio porque el agua estaba muy fría, pero “se volvió más cálida a medida que me acostumbraba”, dijo.

La participante de 48 años, Kyoko Maihama, se unió al ritual anual para rezar por la paz mundial y por ella misma: “Participé en este ritual todos los años para recordar que soy quien soy (y no hay necesidad de compararse con los demás )”.

Publicidad

El ritual sintoísta se llevó a cabo bajo con una temperatura cercana a los 8 grados centígrados.

Cada enero en el mencionado santuario se realiza este ritual de purificación: los fieles rezan sumergidos en agua helada. Desde hace dos años se reza por el fin de la pandemia, pero este ritual empezó hace casi 70 años. Al lugar se dieron cita los feligreses que participaron en el tradicional y particular ritual sintoísta de Año Nuevo. De esta forma, hombres y mujeres se sumergieron en un baño de agua helada para dar la bienvenida al 2022 en la sexagésimo séptima edición, que se repite el segundo domingo de cada año.

Vistieron una cinta en la frente, con el ‘fundoshi’ -la ropa interior tradicional japonesa- y este año también con mascarilla, las cuales son requeridas por los protocolos de sanidad establecidos en el país asiático.

Luego de unos ejercicios de calentamiento, los participantes se sumergen durante un minuto en un tanque de agua que se encuentra a siete grados; ya dentro, continúan realizando el ritual. Con menos participantes en el ritual sintoísta hicieron que el agua se enfriara más.

Publicidad

Antes de la pandemia el evento aglomeraba a cerca de 100 participantes, pero debido a esta y por las medidas de protección aplicadas, el número de personas que acude se ha limitado. Ellos dan la bienvenida al nuevo año en una bañera de agua con hielo en la que se sumergen durante un minuto. Así purifican sus almas y oran por el fin de la pandemia mientras se sumergen en una piscina llena de bloques de hielo.

Así, mujeres vestidas con túnicas y hombres cubiertos con taparrabos cantaron y aplaudieron antes de darse el baño helado. “Espero que pronto el mundo y la pandemia de coronavirus se calmen y todo el mundo pueda moverse libremente”, comentó una de las participantes, Yoshiko Shibada, el de mayor edad a sus 74 años tras el ritual Misogi, que hace referencia a la tradición sintoísta de lavarse todo el cuerpo para purificarse.

Este santuario, cerca de las orillas del río Sumida, tiene sus orígenes en un santuario construido en las cercanías en 1520, mientras que ha estado en su ubicación actual desde 1642. Además de ser el sitio de una serie de interesantes matsuri durante todo el año (incluyendo uno que ve a los participantes darse un chapuzón en una piscina el segundo domingo de enero), podría decirse que la atracción principal está al lado del santuario real. Aquí encontrarás un mini monte Fuji construido con rocas traídas desde Fujisan por los devotos, como parte de una antigua tradición de adoración a la gran montaña.