El año pasado, la Unidad Educativa Crear debió reinventarse, indica la rectora de esa institución, Psic. Inés Melina Cobo de Gilbert, M. C. “Manteniendo nuestra esencia, es decir, enfocados en la educación personalizada de cada niño y la continua comunicación con las familias, trasladamos toda nuestra oferta educativa, con su sello característico, al entorno virtual a través de la plataforma Blackboard”.

El anterior año lectivo les trajo conclusiones que consideran relevantes para iniciar el periodo 2021-2022, también en condiciones de educación a distancia. “Visto en retrospectiva, todas fueron oportunidades. Hicimos un gran esfuerzo en equipamiento tecnológico, capacitación docente, apoyo emocional a toda nuestra comunidad e investigación científica sobre educación basada en la ciencia en el entorno digital”.

Este año implementarán un nuevo modelo educativo, llamado Neurolearning, cuyo enfoque principal es el desarrollo integral (físico, cognitivo, social y emocional) de los estudiantes, basando sus prácticas dentro del aula en la evidencia científica y terapéutica, explica la directiva.

Para ello, la capacitación de los docentes ha sido esencial, así que han aprovechado oportunidades de capacitación gratuita y online que facilitó la pandemia. Además, los docentes han maximizado sus cualidades como investigadores, para mantenerse al día con las últimas investigaciones y avances sobre aprendizaje y desarrollo de los niños y jóvenes.

Publicidad

“En marzo de 2021, dimos un paso más y compartimos con nuestra comunidad el Primer Congreso de Neurociencias, Terapia y Educación, donde más de 1.200 personas se interesaron en conocer cómo hacer de la educación basada en la ciencia y la terapia una realidad”.

Al ser un colegio personalizado, Crear considera una prioridad el contacto con las familias y el acompañamiento a los estudiantes. “La función del tutor de cada grupo, junto a una política de los directivos de puertas abiertas, es central para mantener un contacto cercano y apoyarlos en todo lo que han necesitado para adaptarse a esta nueva modalidad”.

Thomas More: fortalecer el aprendizaje autónomo

A partir del año anterior, la Unidad Educativa Thomas More implementó un modelo educativo denominado 4C’s Learning System (Criticidad, Creatividad, Comunicación, Colaboración), explica un comunicado de esa entidad. El propósito fue adaptarse a la nueva realidad virtual, combinando clases sincrónicas y asincrónicas y permitiendo que sus estudiantes desarrollen sus competencias a través de diversos talleres, sin dejar a un lado el desarrollo de las destrezas obligatorias de conformidad con el currículo nacional.

Ese primer año lectivo de teleducación también les dejó aprendizajes a docentes y a las familias, que tuvieron que adaptarse a un nuevo sistema de estudio. “Como institución educativa hemos fortalecido el aprendizaje autónomo, el respeto, la creatividad, la comunicación, la criticidad y el aprendizaje colaborativo, que son fundamentales para el desarrollo de sus competencias y su desempeño en el mundo actual”.

Para ellos fue fundamental partir de un concepto de “autonomía”, subraya el Thomas More, ya que el estudiante durante todo este periodo lectivo tuvo la oportunidad de tener un aprendizaje individual que le permitió adquirir sus conocimientos respetando su propio ritmo e incorporando las inteligencias múltiples y el desarrollo de sus habilidades y competencias tecnológicas en un sistema de modalidad combinada (sincrónico y asincrónico), aplicando metodologías como Montessori, Singapur, alemana, finlandesa, entre otras.

“Como institución educativa hemos brindado acompañamiento a nuestros estudiantes, así como a las familias a través de encuentros que fortalecieron la confianza, siendo este un valor primordial que nos permitió ser un soporte y lograr el éxito de nuestros estudiantes en una modalidad totalmente nueva dentro de una crisis sanitaria”.

Publicidad

Copol: con miras a un retorno seguro

Desde hace quince años, la Unidad Educativa Particular Politécnico (Copol) utiliza la plataforma Moodle como su campus virtual, lo cual ha apoyado el proceso educativo desde el periodo 2020-2021, indica el rector, magíster José Rodolfo Chang Hi-Fon. “En este espacio la comunidad educativa puede agruparse, crear foros y encontrar una serie de recursos pedagógicos para las diferentes materias”. Sus estudiantes también están familiarizados desde hace mucho tiempo con aplicaciones ofimáticas (que permiten crear, modificar, organizar, escanear, imprimir, etc. archivos y documentos) entre varios usuarios de manera simultánea.

Para la educación a distancia, Copol ha implementado un sistema informático que facilita la comunicación entre padres, estudiantes y maestros, que permite adicionalmente hacer seguimiento de tareas, concertar citas y ver reportes de calificaciones. También trabaja con Zoom y otros recursos tecnológicos, como videos, Quizizz, Genialli, que favorecieron el aprendizaje de manera interactiva y lúdica.

“En nuestro proceso de planificación y diseño del año lectivo (2021-2022) analizamos que uno de los principales obstáculos podía ser los recursos de conexión desde los hogares de los estudiantes; para ello habilitamos nuestros contenidos digitales y plataformas para que puedan interactuar fácilmente con tablets, celulares, laptops y desktops”, agrega el director. Adicionalmente, todas las clases fueron grabadas y estaban permanentemente disponibles para el acceso exclusivo de padres y estudiantes.

Para el próximo año lectivo, y de acuerdo con las disposiciones que dé el Ministerio de Educación en función de las condiciones sanitarias del país, Copol ya ha trazado un plan de retorno a clases. “En una primera etapa, para complementar las clases en línea se contempla que grupos reducidos de estudiantes, autorizados por sus representantes, hagan uso de los laboratorios (a los que hoy solo pueden ingresar por simuladores). En la segunda etapa, habrá clases presenciales y en línea, siempre y cuando las condiciones sean aptas y previa autorización de la cartera de Educación y de los padres de familia. Este año, sin lugar a dudas, tendrá un gran componente de virtualidad todavía. Adicionalmente, se incorporarán nuevas y variadas aplicaciones informáticas para potenciar el interés y la interactividad en las experiencias de aprendizaje en línea”. (I)