Culpables de varios crímenes graves que van más allá de solo transportar droga y asesinar a sus contrincantes, muchos narcos mexicanos pertenecientes a los cárteles de Sinaloa, Tijuana y Beltrán Leyva figuran en los expedientes internacionales y han sido perseguidos durante mucho tiempo por la justicia, sobre todo estadounidenses, donde algunos purgan sus penas.

Uno de los narcotraficantes más célebres ha sido Joaquín el Chapo Guzmán, quien luego de varias fugas de cárceles mexicanas, fue extraditado y ahora vive recluido en una cárcel de máxima seguridad: ADX Florence, en Estados Unidos.

El narcotraficante mexicano y fundador del cártel de Sinaloa, Joaquín "el Chapo” Guzmán.

Los detalles desconocidos de la vida de Joaquín ‘Chapo’ Guzmán; el narco que vendía caramelos para vivir

Con respecto a su celda y tratos, el narcotraficante denuncia “condiciones de prisión crueles e inhumanas, en aislamiento permanente, que equivale a tortura física y mental”, y sus abogados insisten en que “está prácticamente inactivo en su celda, rodeado por las mismas cuatro paredes, en un ambiente lúgubre y deshumanizador”.

Emma Coronel: del glamur de Nueva York a una celda diminuta en Virginia, el auge y caída de la esposa del Chapo Guzmán

La celda del Chapo Guzmán es de 7 x 12 y ha sido descrita como una jaula de cemento en estilo perrera; además, recibe los alimentos por un hueco en la puerta. El Chapo solo puede hacer ejercicio dos horas por semana y no puede comprar un cortaúñas. Otra de las quejas es el idioma. Y es que, según los abogados del Chapo, los guardias le hablan solo en inglés, le niegan el acceso a programas de aprendizaje en español y solo recibe dos llamadas al mes de quince minutos, de su hermana, sus hijas gemelas y su madre.

Las veces que se escapó el Chapo Guzmán de prisión

Ahora, su sucesor y uno de los trece hijos del narco, Ovidio Guzmán, es también buscado por la justicia mexicana y estadounidense.

Ovidio Guzmán fue mencionado como uno de los estrategas del plan para preparar la segunda fuga de su padre del penal de El Altiplano, Estado de México, ocurrida en julio de 2015.

Otros mexicanos dedicados al narcotráfico también son parte de esta lista, como Jesús el Rey Zambada. Él era el principal cabecilla del cártel y se encargaba de negociar el precio de la cocaína en Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala.

Fue identificado como el exjefe de operaciones del cártel de Sinaloa y hermano de El Mayo. El Rey testificó bajo juramento en el juicio en contra del Chapo. Según su testimonio, durante el Gobierno del mexicano Vicente Fox (2000-2006) gastaba 300.000 dólares al mes en sobornos a militares y altos funcionarios de nivel estatal y federal de México, así como pagos a la Interpol para dar protección y paso a cargamentos de droga.

Su hijo, Vicente Zambada Niebla, también es parte de la lista.

NUEVA YORK, EE.UU. Jesús 'El Rey' Zambada, uno de los testigos en el juicio contra Joaquín 'El Chapo' Guzmán.

Además, aparecen los hermanos Arellano Félix, oriundos del estado de Sinaloa: Eduardo (alias el Doctor), Francisco (alias el Tigrillo) y Benjamín, quienes asumieron el control del cártel de Tijuana a finales de la década de los años ochenta y convirtieron al grupo criminal en uno de los grupos más peligrosos de México. (I)