El derecho es una de las ciencias que está en constante cambio, porque trata de regular algo tan cambiante como las relaciones humanas. Hace pocas décadas no existían figuras que hoy se han vuelto muy comunes, entre ellas, las uniones civiles o de hecho. “Las familias van mutando y hacen que el derecho mute. Por ejemplo, hace 100 o 200 años las leyes de la mayoría de los países occidentales hacían diferencia entre hijos legítimos e ilegítimos”, ejemplifica el abogado Jacobo Quintero-Touma.

Registro de las uniones de hecho en las cédulas sube un 80% en Ecuador

Las uniones civiles son una necesidad jurídica para amparar a los pequeños grupos de personas que tenían una convivencia estable y monógama, pero no habían decidido ejecutar el contrato del matrimonio. “Estas personas, que vivían juntas, tenían un hogar, tenían hijos y todo el mundo lo sabía, pero no había una estructura jurídica que legitime esa convivencia y no tenían los derechos de una pareja casada. Entonces, uno de los dos fallecía y había problemas de herencia”.

Una pareja puede registrar su unión de hecho en cualquier momento de su relación; y si tiene más de dos años, debería hacerlo constar, para efectos legales. Foto: Carlos Granja Medranda

La última modificación a esta figura del derecho civil corresponde a 2015. Dos personas libres de vínculos matrimoniales deciden tener una unión de hecho, que consiste en:

Publicidad

Declarar públicamente ante un notario que ellos tienen una unión estable y monogámica, libre de vínculos matrimoniales y en capacidad de obligarse legalmente, esto es, mayores de edad. Esto también implica que pueden ser personas del mismo sexo. A los firmantes la ley no los denomina cónyuges sino convivientes.

¿Adónde ir para legalizar una unión de hecho?

A una notaría. El notario les hará un acta de común acuerdo en la que las partes expresan su deseo y su voluntad de unirse.

¿Qué documentos deben llevar?

Sus cédulas de identidad y certificados de votación.

Publicidad

No necesita llevar testigos ni anillos.

¿Tiene algún costo levantar el acta de unión de hecho?

Sí, es un trámite con ligeras variaciones de ciudad a ciudad, pero Quintero-Touma dice que por lo general es de $ 120.

Publicidad

¿Eso es todo?

Hay un paso adicional. Una vez que tienen el acta, los convivientes deben llevarla al Registro Civil y pagar una tasa de $ 50 para registrar su unión. Allí les darán un certificado ($ 3) y le expedirán a cada uno una nueva cédula, con un costo de entre $ 16 y $ 18. “Ya que la unión de hecho es un estado civil, va a aparecer en la cédula”, confirma Quintero-Touma.

El paso inicial debería ser pedir a un abogado que elabore la minuta, pero en la práctica, al ser este un procedimiento cada vez más común y sencillo, las notarías hacen las minutas en presencia de la pareja. Tenga en cuenta que la notaría podría cobrar un valor adicional por este servicio.

¿Cuáles son los requisitos?

Esto es importante, dice el abogado. “Hasta antes de 2015, el Código Civil decía que las uniones de hecho podían hacerlas personas que llevaran al menos dos años en unión estable y monogámica. Hoy, ese requisito no es necesario para hacer el registro, la pareja puede ir en cualquier momento de su relación. Pero para efectos legales, como temas patrimoniales y de herencia, la unión de hecho necesita tener más de dos años”.

Este es un punto en que los ciudadanos suelen tener confusión. La antigüedad de la unión le da validez jurídica. El abogado recomienda que las parejas que han convivido durante dos años o más ejerzan su derecho y declaren ante el notario el tiempo que llevan juntos. “La gente hoy lo hace, sobre todo, para (recibir beneficios como) el pago de utilidades en las empresas”.

Publicidad

Recuerde que también son requisitos ser mayores de edad y estar libres de vínculo matrimonial.

Ventajas de la unión de hecho

El abogado lo ve como algo muy relevante. “Es una sociedad de bienes entre las dos personas, hay un patrimonio compartido exactamente como en un matrimonio, solo que este se llama sociedad conyugal, y al primero le llamamos sociedad de bienes. El efecto jurídico es el mismo”.

Por ejemplo, el sueldo que ingresa a la sociedad de bienes es de ambos. Las decisiones patrimoniales también. Si uno de los dos va a sacar un crédito o préstamo al banco, va a tener que entrar en ello la persona con la que tiene unión de hecho, porque la deuda es adquirida por la sociedad de bienes. El 50 % de todo lo que compran es de cada una de las dos partes.

¿Hay divorcio en la unión de hecho?

Si en algún momento deciden terminar la unión de hecho, no se llama divorcio, es disolución. Tendrán que repartirse el patrimonio que hubieran alcanzado hasta ese momento. Si una pareja en unión de hecho compra una propiedad, y uno de los dos fallece y tiene herederos (hijos), estos tendrán derecho solo al 50 %, porque lo restante es del sobreviviente.

Diferencias con el matrimonio: no hay divorcio, sino disolución. Los contrayentes son llamados convivientes, no cónyuges. Por otro lado, sí hay viudez. Foto: Shutterstock

“Antiguamente, había gente que compartía su vida, pero no hacían ningún documento porque no se querían casar, y cuando moría una de ellas, los hijos de un matrimonio o unión anterior se quedaban con todas las propiedades, porque no había ningún resguardo jurídico para el sobreviviente”, explica el abogado.

¿Hay viudez en la unión de hecho?

Sí. Inclusive, en el Código Civil está la declaración de unión de hecho post mortem, en la que la persona sobreviviente acude a un juez con pruebas de los años que duró su sociedad y se entabla un juicio; al final, el juez dará sentencia de la unión de hecho post mortem, se la inscribirá en el Registro Civil, y así el beneficiario podrá disputar legalmente la propiedad de los bienes que hayan adquirido como patrimonio conjunto.

Cada vez hay más uniones civiles

En 2021 se inscribieron en Ecuador 4.759 uniones de hecho. El mes de mayor frecuencia fue diciembre, con 660 sociedades de bienes anotadas. Las provincias con mayor registro fueron Guayas (244) y Pichincha (123), seguidas de Manabí (55), según datos de la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación.

En comparación, en 2020, año de la pandemia, se realizaron 38.938 matrimonios (la cifra más baja en los últimos 25 años), y en 2021 fueron 56.921.

Las uniones de hecho van en aumento en Ecuador, considera Quintero-Touma. Hasta hace 20 años no eran frecuentes, aunque ya estaban reconocidas, pero hoy es muy común. “Aunque tiene el mismo efecto en el tema de bienes que la sociedad conyugal, no tiene la carga social que tiene la palabra matrimonio”, razona. Posiblemente, la figura va a seguir mutando. “No sabemos qué tipo de relaciones sociales habrá en 20 años más”. (I)