Tiene el tamaño del edificio Empire State y la capacidad de provocar una grave catástrofe en nuestro mundo. La NASA ha anunciado que el asteroide que han bautizado como Bennu tiene 1 de 1.750 posibilidades (o 0,036 %) de impactar nuestro planeta en el siglo XXII.

“No es una posibilidad significativa”, dijo Davide Farnocchia, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California y autor principal de un artículo al respecto publicado en la revista Icarus. “No estoy más preocupado por Bennu que antes. La probabilidad de impacto sigue siendo muy pequeña”, indica el experto, según una nota de The New York Times.

Ese escenario puede sonar muy remoto, tanto en posibilidades como en lapso de tiempo, ya que de suceder ocurriría en 161 años, o más específicamente en 58.845 días; es decir, el 24 de septiembre de 2182.

Publicidad

“Por regla general, se puede decir que el tamaño del cráter será de 10 a 20 veces el tamaño del objeto”, dijo Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA. “Entonces, un objeto del tamaño de medio kilómetro va a crear un cráter que tiene al menos cinco kilómetros de diámetro, y puede tener hasta 10 kilómetros de diámetro. Pero el área de devastación será mucho mucho más amplia que eso, hasta 100 veces el tamaño del cráter”, agrega esa fuente.

Las posibilidades de que un asteroide impacte a la Tierra son materia de estudio permanente de la NASA, cuyos expertos consideran probable que la humanidad logre, a través de la tecnología, desviarlo hacia una órbita distinta para mantener a salvo nuestro mundo.

Para ello, la NASA llevará a cabo un experimento utilizando esta técnica con un asteroide llamado Didymos en 2022, enviando la nave espacial Double Asteroid Redirect Test para sacarlo de su órbita. La nave espacial está preparada para ser lanzada en este año. (I)