Una vez que concluyó el año litúrgico 2023, el mundo católico empieza a prepararse con el tiempo de Adviento para la llegada del redentor y tras rememorar su nacimiento celebrar la Navidad. El Adviento es un tiempo de gran esperanza, pero también un tiempo de penitencia.

El primer domingo de Adviento será este próximo 3 de diciembre. Ese día se enciende una primera vela de color morado, que significa penitencia y oración mientras se vive la espera.

La corona es uno de los símbolos más representativos del Adviento, el ritual religioso que se practica los cuatro domingos antes del día de Navidad.

Publicidad

¿Cuándo es el primer domingo de Adviento en el 2023?

Cada domingo antes del 25 de diciembre se enciende una de las velas que van en la corona de Adviento, además de hacer oraciones, lecturas de misa y cantos en familia.

La primera semana de Adviento está centrada en la venida del Señor al final de los tiempos. La liturgia invita a los fieles a estar en vela, manteniendo una especial actitud de conversión. Este primer domingo se enciende una vela morada, tradición que se cumple durante la misa dominical, pero que también se acostumbra a realizar en los hogares.

Para los rezos en familia durante este primer domingo de Adviento, la Arquidiócesis de Guayaquil recomienda la siguiente oración.

Publicidad

Oración para encender la primera vela de Adviento

Encendemos, Señor, esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que ya viene. En esta primer semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen. Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús!. ¡Ven, Señor Jesús!

Además, se recomiendan las siguientes lecturas:

Publicidad

  • Isaías 63, 16 - 17 y 19.
  • Isaías 64, 2-7.
  • Carta del apóstol San Pablo a los corintios 1, 3-9.
  • Marcos 13, 33 - 37.

Tras las lecturas, quien dirige la ceremonia puede hacer una pequeña reflexión en que pide a los asistentes sus opiniones sobre la lectura y de qué manera se puede aplicar en nuestra vida, sobre todo en esta época navideña, antes de entonar villancicos. Adicionalmente se puede compartir alguna galleta o sanduchitos y alguna bebida como chocolate.

Villancico para el domingo de Adviento

(I)