Hay ciertos comportamientos caninos que pasamos por alto y creemos que es normal. En ocasiones se lo atribuimos a su edad o incluso a su raza; sin embargo, son factores para considerar, claves en su desarrollo e integración con la sociedad.

Los perros, a diferencia de los felinos, necesitan muestras constantes de afecto: no bastará con alimentarlos y bañarlos, jugar y acariciarlos es fundamental para su salud mental, así como también un buen adiestramiento.

Según un reporte de la revista Business Insider, varios expertos del mundo de la veterinaria explican ciertas actitudes que pueden poner en riesgo no solo la educación de los canes, sino también su salud.

1. Morder palos

Si creías que era un juego divertido, entonces ahora cambia de objeto para que tu perro lo atrape. Los palos son un peligro para su integridad, pueden lastimarse o incluso morir. “Si de repente arrojas el palo y la mascota corre hasta él y cae en una mala posición, puede clavársele uno de los extremos en la garganta al ir por él”, explica el veterinario Jason Nicholas, entrevistado por la revista.

Publicidad

2. Usar gargantillas

Están de moda, son bonitas y crees que es natural que las lleven para demostrar que es doméstico y disciplinado. No es así, de hecho, podría ser la causa de algún incidente terrible.

Sacar a tu perro con una correa atada a su garganta no solo puede producirle una incomodidad o falta de aliento, sino también puede desembocar en una fractura de sus huesos del cuello, sobre todo si es pequeño y no tiene mucha fuerza.

3. Ponerles gafas de sol

Aunque este tercer punto no depende de tu animal sino de ti, es importante que entiendas que humanizar a las mascotas es un daño directo a su naturaleza.

En ocasiones, los propietarios ponen este accesorio a sus perros para una fotografía chistosa o porque creen que los protegerá del sol. Sin embargo, las gafas de sol contienen óxido de zinc que se desprende y puede ser particularmente dañino para los intestinos del perro si acaba llegando a su estómago, según el reporte. Evita esta situación a toda costa.

4. Entrar al baño

Probablemente tu perro te persiga por toda la casa, incluso mientras estás en tus momentos íntimos en el baño. No dejes que siga ocurriendo. ¿La razón?

Tu perro puede tocar o ingerir cualquier cosa tóxica que le resulte nociva para su organismo, o como se ve en las caricaturas, puede beber el agua de la taza del inodoro.

5. Ingerir comidas rápidas

No todos los alimentos que ingerimos los humanos son beneficiosos para ellos, especialmente las comidas rápidas como los embutidos, ya que son altos en grasas, sales, condimentos y conservantes, todos estos muy peligrosos para los canes. Por ejemplo, las grandes cantidades de sal pueden originar una grave intoxicación, dolores de estómago, vómitos y diarreas.

Es muy importante vigilar lo que ellos ingieren. Lo mejor es optar por la comida para perros, aunque es común darle comida casera, siempre y cuando se eviten los siguientes alimentos: cebollas, huesos, chocolates. (E)