Pese a que no existe una ciencia del color como tal, a lo largo de la historia el impacto que los colores causan en las personas no ha pasado inadvertido, incluso hay quienes se preguntan si nuestro color favorito es algo que viene del azar o si quizás es una extensión de nosotros mismos, según una publicación de La Vanguardia.

Muchos consideran que en realidad los colores no tienen influencia significativa, sin embargo, optarían por vestimenta de colores estridentes para ir al trabajo o no se pintarían el cabello de un color inusual, entonces, ¿por qué no usar cualquier color si finalmente este no importa?

Lo cierto es que los colores sí inciden y cada uno tiene una connotación distinta. La psicóloga y socióloga Eva Heller ha escrito el libro denominado Psicología del color, uno de los textos actuales más destacados sobre el significado que esconden las distintas frecuencias de ondas de luz que percibimos.

Según Heller y otros conocedores del tema, cada color guarda un concepto determinado.

Publicidad

Rojo

Con este color se identifican aquellas personas enérgicas, con una alta capacidad de acción y liderazgo.

“El color de todas las pasiones, del amor al odio. El color de los reyes y del comunismo, de la alegría y del peligro”, señala Eva Heller.

Naranja

El color de los optimistas. Poseen mucha confianza en sí mismos y son enérgicos. Tienen la capacidad de resolver problemas y para ayudar a los demás con sus emociones. Son sinceros y honestos.

Amarillo

Aquellos que se identifican con el amarillo disfrutan aprendiendo y compartiendo el conocimiento con los demás. Es el color de las personas con una fuerte necesidad de expresar su individualidad. Tienen gran agilidad mental y el don de la creatividad, de hecho el amarillo es el color del intelecto.

Lo que dicen los colores en la moda

Verde

Se trata de color de la lealtad, de las personas francas y de los que consideran la propia reputación como un aspecto importante en su vida.

Si tu color es el verde, eres tranquilo, reflexivo y posees una gran facilidad para sentirte feliz. Transmites esa sensación de paz a los que te rodean, por lo que generas equilibrio entre tu familia y amigos.

Publicidad

Azul

Con este color transmites serenidad, además de que es el “color de la simpatía, la armonía y la fidelidad. El color femenino y el color de las virtudes espirituales”, señala Heller.

Este color además va bien con quienes buscan la paz interior y la verdad absoluta. De aquellos que se preocupan por los demás y por sus necesidades.

Violeta

Si te identificas con este color es que eres perfeccionista y necesitas seguridad emocional en tu vida. También demuestra una necesidad de ayudar a los demás, un instinto humanitario.

“De la púrpura del poder al color de la teología, la magia, el feminismo, el movimiento gay. Color mixto, sentimientos ambivalentes”, afirma Heller.

El amarillo y el gris de 2021: todo tiene un porqué

Rosa

Un color que compagina con aquellas personas emocionales, amables y cariñosas con los demás. Detrás del rosa también se ocultan quienes buscan el amor incondicional y la aceptación de aquellos que los rodean.

Negro

Se dice que quienes empatizan con este color son personas controladoras y a las que les gusta el poder, aunque también se trata de individuos que a menudo tienen una intuición artística.

“El color del poder, de la violencia y de la muerte. El color favorito de los diseñadores y de la juventud. El color de la negación y de la elegancia”, señala Heller.

Café

El color favorito de menos personas, pese a que se trata del tono de las personas que son grandes amigos, de los que valoran la estabilidad y la sencillez por encima de las cosas materiales.

Eva Heller realizó una encuesta para evaluar las emociones que transmiten los colores y entre sus conclusiones obtuvo que el marrón salió como el color menos agradecido.

¿Cómo se descubrió que hay personas que no ven todos los colores?

Gris

El color de las personas tranquilas, sin grandes aspiraciones y en quien se puede confiar, pero también es “el color del aburrimiento, de lo anticuado y de la crueldad”, indica la psicóloga. (I)