Cada mujer es un mundo. No solo un universo mental sino físico, donde caben todo tipo de sensaciones íntimas y personales. Claro está que el orgasmo no podría escapar de esta multisápida y multisensorial diversidad.

Según un estudio reciente elaborado por el Journal of Sex and Marital Therapy, el 30 por ciento de las mujeres afirmó tener un orgasmo cada vez que tiene relaciones sexuales. Sin embargo, solo el 18 por ciento lo logra únicamente mediante la penetración.

De este hallazgo se desprende la conclusión de que las mujeres generalmente necesitan estimulación del clítoris para poder llegar al clímax. Además de disfrutar de un juego previo que sea tan delicioso como su sexualidad lo requiera.

Como complemento, la mujer no debería esperar que su pareja sea la causante única y exclusiva de su placer. La creatividad en el sexo comienza de la autosatisfacción y de cómo nos conocemos íntimamente para prodigarnos momentos eróticos y de pasión, revela la Clínica Mayo.

Publicidad

Los expertos aseguran que si se toca correctamente, la zona erógena puede provocar un hormigueo placentero.

Qué es fraisexual y cuáles son las características de esta preferencia sexual

Tipos de orgasmos femeninos y cómo lograrlos

1. El orgasmo profundo

Consiste en explorar con la penetración las zonas más profundas de la vagina, para lograr estimular los puntos conocidos como O y A. Los expertos aseguran que si se toca correctamente, la zona erógena puede provocar un hormigueo placentero.

El punto A se ubica en la pared frontal alta de la vagina. El punto O se encuentra en la pared posterior de la vagina, casi detrás del cuello uterino. En ambas partes se ubican terminaciones nerviosas y ligamentos que son realmente sensibles.

2. Orgasmo de clítoris clásico

El clítoris es un diminuto botón compuesto por millones de terminaciones nerviosas similares a las del pene. Al tocarlo, directa o indirectamente se provoca un aumento del flujo de sangre al área, el clítoris se congestiona y necesite ser liberado.

Muchas mujeres presionan suavemente el área o la acarician para desencadenar la excitación.

¿El semen tiene colágeno? Estos son los componentes del líquido seminal y por qué dicen que es bueno para la piel

3. Concentrarse el punto G

El punto G se encuentra a medio camino entre la apertura de la vagina y el cuello uterino. Algunas mujeres afirman sentir un área rugosa o con pequeños bultos, mientras que otras afirman que puede sentirse esponjosa.

Publicidad

Muchas mujeres presionan suavemente el área o la acarician para desencadenar la excitación, ya que cuando estás excitado sexualmente, el punto G se llena de sangre y se hincha.

4. Orgasmo de pezón

La investigación encontró que también es posible que algunas mujeres lleguen al clímax solo mediante la estimulación del pezón. Esto se debe a que el juego con los pezones también puede causar un inmenso placer cuando se besan o acarician.

Los expertos sexuales afirman que cuando se estimulan los pezones, los mensajes sexuales viajan a la misma parte del cerebro, que también se activa con la estimulación vaginal.

La piel es en realidad el receptor de placer más grande del cuerpo, por lo que tiene el potencial de desencadenar el clímax. Foto: Studio4

5. La técnica de la piel

La piel es en realidad el receptor de placer más grande del cuerpo, por lo que tiene el potencial de desencadenar el clímax. Si se estimula de la manera correcta, puede experimentar un orgasmo simplemente usando el arte del tacto.

Publicidad

6. El orgasmo cervical

Es un tipo de orgasmo que requiere paciencia y dedicación, ya que se necesita una penetración tan profunda que estimule en cuello uterino. Se dice que el orgasmo cervical es uno de los más intensos.

Un truco para lograrlo es permitirte acercarte al orgasmo y luego cambiar los pequeños golpes por una penetración más profunda para permitir que el cuello uterino se frote.

(I)

Te recomendamos estas noticias