Tras un largo año y mucha expectación, vacunarse contra la COVID-19 puede ser motivo de celebración, lo que para algunos puede significar servirse una copa y brindar por su recién adquirida inmunidad. Pero ¿puede el alcohol interferir en la respuesta inmunitaria?

La respuesta corta es que depende de la cantidad que beba.

No hay pruebas de que tomar una o dos copas pueda reducir la eficacia de ninguna de las actuales vacunas contra la COVID-19 que se administran en Estados Unidos (Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson). Por otro lado, los expertos afirman que el consumo excesivo de alcohol, especialmente a largo plazo, puede suprimir el sistema inmunitario e interferir potencialmente en la respuesta de la vacuna. Dado que el organismo puede tardar semanas en generar niveles protectores de anticuerpos contra el nuevo coronavirus después de la inyección para la COVID-19, cualquier cosa que interfiera en la respuesta inmune sería motivo de preocupación

“Si realmente eres un bebedor moderado, no hay riesgo de tomar una copa en el momento de la vacuna”, dijo Ilhem Messaoudi, directora del Centro de Investigación de Virus de la Universidad de California, Irvine, quien ha realizado investigaciones sobre los efectos del alcohol en la respuesta inmune. “Pero hay que ser muy consciente de lo que significa realmente beber con moderación. Es peligroso beber grandes cantidades de alcohol porque los efectos en todos los sistemas biológicos, incluido el sistema inmunitario, son bastante graves y se producen con mucha rapidez una vez que se sale de esa zona moderada”.

El consumo moderado de alcohol se define generalmente como no más de dos bebidas al día para los hombres y un máximo de una bebida al día para las mujeres, mientras que el consumo excesivo se define como cuatro o más bebidas en cualquier día para los hombres y tres o más para las mujeres.

Algo que queda claro a partir de los estudios es que el consumo excesivo de alcohol deteriora la respuesta inmune y aumenta la susceptibilidad a las infecciones bacterianas y víricas. Impide que las células inmunitarias se desplacen a los focos de infección y lleven a cabo sus funciones, como destruir los virus, las bacterias y las células infectadas; facilita que los agentes patógenos invadan sus células y causa una serie de otros problemas.

Otra razón para moderar el consumo de alcohol es que beber en exceso —junto con la resaca que puede provocar— puede amplificar los efectos secundarios que pueda tener la vacuna contra la COVID-19 como fiebre, malestar o dolores corporales, y hacer que se sienta peor, dijo Hewlett, del Centro Médico de la Universidad de Nebraska. Hewlett decidió no beber después de ser vacunada contra la COVID-19. Pero dijo que la gente debería sentirse libre de beber siempre que lo haga dentro de lo razonable.

“Tomar una copa de champán probablemente no inhibirá ninguna respuesta inmune”, dijo. “Creo que tomar una bebida de celebración con moderación está bien”.