Un estudio divulgado por investigadores de la Universidad de Sao Paulo (USP) reafirmó indicios sobre la afectación que tendría el virus SARS-CoV-2, causante del COVID-19, en el aparato reproductor masculino, específicamente en los testículos.

El andrólogo Jorge Hallak, docente de la Facultad de Medicina de ese centro de estudio y coordinador del Grupo de Estudios de Salud del Hombre del Instituto de Estudios Avanzados, explicó que en seguimiento a pacientes desde principio del 2020 se empezaron a notar que las pruebas hormonales y de fertilidad salían alteradas hasta meses después de superar la enfermedad.

Morir de covid-19 es 11 veces más probable en los no vacunados, según los CDC estadounidenses

“Hemos visto cambios cada vez más prolongados en la calidad del semen y las hormonas de los pacientes que tenían COVID-19, incluso en aquellos que tenían una afección leve o asintomática”, señaló Hallak a Agencia FAPESP.

Es así como también se evidenció que la capacidad de movimiento y fecundación de los espermatozoides se redujo a entre 8% y 12%, cuando lo normal era sobre los 50% , manteniéndose por casi un año de haber sido infectado. Con respecto a las hormonas, el nivel de testosterona bajó después de la enfermedad; el índice osciló por debajo de los 200 nanogramos por decilitro de sangre, cuando lo normal era entre 300 a 500.

“Hemos visto cambios cada vez más prolongados en la calidad del semen y las hormonas de los pacientes que tenían COVID-19, incluso en aquellos que tenían una afección leve o asintomática”, añadió el investigador.

En un estudio de febrero pasado con 26 pacientes enfermos con COVID-19 se detectó que más de la mitad había registrado inflamación en el epidídimo, que se encarga de almacenar los espermatozoides y tienen la capacidad de moverse.

Estudio señala que vacunas ARN mensajero no generan efectos graves a la salud

Hallak sugiere que adolescentes, adultos jóvenes y hombres en edad reproductiva busquen un especialista para medir el volumen testicular, testosterona y más hormonas luego de estar infectados con el virus.

“Estos individuos deben ser seguidos durante uno o dos años después de la infección, al menos, ya que aún no sabemos cómo evoluciona la enfermedad”, indicó. (I)