Aunque se presenta de forma frecuente en niños, es muy probable que la dermatitis atópica (eccema) se manifieste a cualquier edad. Esta patología causa enrojecimiento de la piel y picazón, según una publicación de la Mayo Clinic.

Se agrega que esta enfermedad es duradera (crónica) y suele exacerbarse periódicamente. Puede presentarse además junto con asma o con rinitis alérgica (fiebre del heno).

Aunque no existe una cura para la dermatitis atópica, los tratamientos y las medidas de cuidado personal pueden aliviar la picazón y prevenir nuevos brotes, se menciona en el artículo, y se recomienda evitar los jabones fuertes, humectar la piel de forma regular y aplicar cremas o ungüentos medicinales.

Síntomas de la dermatitis atópica

Los síntomas de esta enfermedad son distintos en cada caso, sin embargo, la Mayo Clinic indica en su publicación que entre los más comunes de encuentran los siguientes:

  • Piel seca
  • Picazón, que puede ser grave, especialmente durante la noche
  • Manchas de color rojo a marrón grisáceo, especialmente en las manos, los pies, los tobillos, las muñecas, el cuello, la parte superior del pecho, los párpados, la parte interna de los codos y las rodillas, y, en el caso de los bebés, el rostro y el cuero cabelludo
  • Pequeñas protuberancias que pueden supurar líquido y formar costras si se las rasca
  • Piel engrosada, agrietada y escamosa
  • Piel en carne viva, sensible e inflamada por rascarse

¿Cómo debe ser nuestra rutina de belleza para mantener la piel del rostro saludable?

Remedios caseros

Ante un caso de dermatitis atópica, la persona puede consultar con un especialista en dermatología, quien podrá realizar la evaluación correspondiente y determinar un tratamiento.

No obstante, la Mayo Clinic señala que existen remedios caseros y recomendaciones que se pueden seguir para ayudar a reducir la picazón y aliviar la inflamación de la piel. Estos son algunos de los consejos:

  • Humecta la piel al menos dos veces por día. Busca un producto o una combinación de productos adecuados para ti. Puedes probar aceites de baño, cremas, ungüentos o aerosoles. Para los niños, una opción puede ser la aplicación de un ungüento antes de irse a dormir y una crema antes de ir a la escuela. Los ungüentos son más grasosos y provocan menos ardor al aplicarlos.
  • No te rasques. En lugar de rascarte cuando sientes picazón, prueba presionar la piel. Cubre la zona que te pica si no puedes evitar rascarte. Para los niños, puede ser útil cortarles las uñas y hacer que usen guantes a la noche.

¿Cómo estimular el colágeno de la piel de forma natural?

  • Coloca vendas. Cubrir la zona afectada con vendas ayuda a proteger la piel y evita que te rasques.
  • Toma un baño tibio. Si se cuenta con tina de baño, se recomienda espolvorear el agua con bicarbonato de sodio, avena sin cocinar o coloidal, una avena finamente molida hecha para usar en la tina del baño. Sumérgete durante 10 a 15 minutos y luego sécate con golpecitos. Aplica un humectante mientras la piel todavía esté húmeda.
  • Elige jabones suaves, sin tintes ni perfumes. Utiliza un jabón supergraso no alcalino. Asegúrate de enjuagar el jabón por completo.
  • Usa un humidificador. El aire seco y caliente de los interiores puede resecar la piel sensible, y empeorar la picazón y la descamación. Un humidificador portátil o uno colocado en la caldera añade humedad al aire dentro de tu hogar.

Los beneficios del aceite de jojoba para tu piel y cabello

  • Usa ropa fresca y de textura suave. Reduce la irritación al evitar la ropa áspera, ajustada o que cause picazón. Además, usa ropa adecuada cuando haga calor o cuando hagas ejercicio para prevenir la sudoración excesiva.
  • Trata el estrés y la ansiedad. El estrés y otros trastornos emocionales pueden empeorar la dermatitis atópica. Reconocer esos problemas e intentar mejorar la salud emocional puede ayudarte. (I)