¿Cuándo fue la última vez que fuiste al médico para un chequeo de rutina? Si no lo recuerdas es porque probablemente ha pasado demasiado tiempo desde tu última revisión médica y eso puede poner en riesgo tu salud.

La Organización Mundial de la Salud considera que el chequeo médico y las medidas orientadas en prevenir y reducir el riesgo de enfermedades son útiles para detener el avance de síntomas que presente el paciente y mitigar sus consecuencias, en caso de haberlas.

Cambios en la lengua pueden alertarnos de un problema de salud

En eso se basa la medicina preventiva: la detección temprana de una enfermedad ayudaría a crear un tratamiento más efectivo.

Publicidad

No es necesario sentirse mal para acudir al médico, hay exámenes que se deben realizar por rutina.

Esta es la mejor hora parar tomar la vitamina B-12

Qué tan seguido debes hacerte exámenes médicos

No hay un número específico de veces que debes ir al médico o realizarte exámenes de rutina, pues la frecuencia recomendada depende de varios factores. Si tienes una condición de salud preexistente, como alergias, discapacidades, o antecedentes familiares de una enfermedad, debes atenderte más seguido.

Sin embargo, sí deberías hacerte revisiones médicas preventivas según tu edad. La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos recoge algunas de las recomendaciones para tres grupos etarios.

Jóvenes adultos (18-30 años)

A menos de que exista alguna condición de salud o factor de riesgo, para este grupo etario sería suficiente un chequeo general. Si es tu caso, deberías hacerte exámenes oftalmológicos y dentales, además de revisar los niveles de azúcar en la sangre y el ritmo cardiaco. En el caso de las mujeres, es importante hacerse exámenes ginecológicos, como el papanicolaou.

Publicidad

Los malos hábitos de los noctámbulos pueden provocar diabetes tipo 2, según un estudio

Adultos (30-60 años)

Con la edad van apareciendo más factores de riesgo que podrían derivar en enfermedades crónicas. Algunas tienen que ver con el estilo de vida, como haber tenido el hábito de fumar o el sedentarismo. Otros factores pueden ser genéticos, como en el desarrollo del alzhéimer.

Si tienes entre 30 y 60 años, deberías controlar tu presión arterial, tu nivel de colesterol, y no descuidar los exámenes de la vista y dentales.

Publicidad

Uno de cada tres adultos en todo el mundo está afectado por presión arterial alta, según la OMS

Adultos mayores (60 años en adelante)

Con tu historial médico, el especialista podrá recomendar algunos exámenes específicos para monitorear el desarrollo de enfermedades crónicas. También se debería incluir la detección de cáncer, enfermedades cardiovasculares, revisión del sistema urinario, mamografías y exámenes de la próstata. (I)