Los métodos anticonceptivos naturales son populares entre las personas que desean protegerse de un embarazo no deseado y se basan mayoritariamente en la observación del ciclo menstrual de la mujer.

Estos métodos tienen ciertas ventajas, pues no interfieren con las hormonas del cuerpo como las pastillas anticonceptivas, y tampoco tienen efectos secundarios. Sin embargo, los métodos naturales no son 100% efectivos y requieren de constante atención. Una de sus mayores desventajas es que no protegen de las enfermedades de transmisión sexual como los anticonceptivos de barrera (condón).

1. El método del calendario. Se practica calculando los días fértiles del ciclo menstrual. Esta se la conoce como la etapa de ovulación, en la que es más posible que haya un embarazo. El día exacto de ovulación se asume como el día 14 del ciclo menstrual, contando desde el primer día de menstruación.

Puesto a que los espermatozoides pueden sobrevivir entre 24-72 horas tras la eyaculación, el método del calendario recomienda no mantener relaciones sexuales entre el día 8-18 del ciclo.

Publicidad

Para practicar este método se debe hacer un registro previo de la duración de los ciclos menstruales. Esto puede ser hecho a mano o por medio de aplicaciones móviles como Clue o Flo. Con un registro de 12 meses, se procede a restar 18 días del número del ciclo más largo y 11 días del ciclo más corto. Esas cifras corresponden al posible período de fertilidad.

El inconveniente de este método es que muchas mujeres no tienen un ciclo menstrual regular. Este puede ser influenciado por factores como el cambio de peso, estrés, cambio de rutinas, parto y cambios hormonales.

Varias aplicaciones de apple y android permiten controlar el ciclo de ovulación y el ciclo menstrual.

2. El método de la temperatura. Se basa en calcular la temperatura de la mujer todos los días del ciclo, pues esta incrementa levemente después de la ovulación hasta el período siguiente. La etapa de mayor fertilidad se da entre el último día de la menstruación hasta el aumento de temperatura.

Dado que la variación de la temperatura es leve (0,5 grados), el termómetro con el que se realice la medición tiene que ser diseñado para medir estos cambios. Para mayor seguridad, antes de empezar a usar este método se debe registrar la temperatura por 12 meses y debe ser medida inmediatamente después de despertarse y antes de hacer cualquier actividad.

Publicidad

3. El método del coito interrumpido. Es uno de los más tentadores, puesto que no requiere cálculos ni mediciones o técnicas artificiales. Este consiste en retirar el pene de la vagina antes de la eyaculación para evitar el embarazo, pero no es efectivo como método anticonceptivo. El pene emite un líquido preseminal que puede contener espermatozoides, por lo que es posible fecundar el óvulo sin haber eyaculado.

Para mayor seguridad, se recomienda acudir a una consulta ginecológica antes de decidirse por cualquier método anticonceptivo o de empezar a planear un embarazo. (F)