Si alguna vez has sentido ardor o dolor intenso al ingerir algún alimento frío y te preguntas por qué ocurre esto, un equipo de científicos ha descubierto que se debe a una proteína.

Se les cayeron los dientes. ¿Fue otra consecuencia del COVID-19?

A través de una investigación probada con ratones y publicada en la revista Science Advances, se develó que la razón del dolor y su intensidad es la TRPC5, una proteína que se encuentra en los odontoblastos, célula que forma la capa de la dentina y se encuentra debajo del esmalte de los dientes. Entonces, la proteína actúa como un canal iónico, que envía señales químicas cuando se percibe frío, y eso genera el dolor. Sin embargo, sentir dolor no es algo que se deba normalizar.

Según los investigadores, la sensibilidad al frío podría ser una señal de advertencia al cuerpo, para que busque prevenir un daño mayor al diente. Es decir que, si el paciente percibe mucho frío, eso suele significar que está más expuesto, como por ejemplo, por la presencia de caries u otras afecciones inflamatorias asociadas con la pulpa lesionada o permeable.

Alimentos sanos también perjudican la salud dental

Según una investigación, el culpable de la transmisión de un intenso dolor al tomar algo helado es una proteína conocida como TRPC5. Imagen: Pexels

El equipo descubrió además que aquellos especímenes que carecían del gen que codifica la proteína TRPC5 no reaccionaban cuando sus dientes entraban en contacto con elementos a baja temperatura. (I)