¿Has sentido alguna vez la necesidad imperiosa de morder los labios mientras besas a tu pareja? Entonces eres una víctima más del fenómeno denominado ‘cute aggression’, o lo que es lo mismo, ‘agresión ante lo adorable’.

Esta agresividad, aparentemente contradictoria, cumple una función que no es otra que conseguir moderar la intensidad de aquella emoción que nos sobrepasa.

Un ejemplo clásico de abuelas y abuelos es la de apretar y dar besos metralleta a las mejillas del pequeño de la casa y, a veces, de los no tan peques.

Publicidad

¿Cómo saber si te masturbas demasiado? Estos son los cinco síntomas que te delatan

Pero sin duda alguna, el mayor despliegue de estas muestras de amor explosivo se realiza en la intimidad de la pareja o con aquellos compañeros de juegos eróticos que te ponen a mil sexualmente.

Quizá, lo pasemos por alto en el durante, pero después nos encontraremos el arañazo en la espalda, la mano marcada en su nalga o el tremendo chupetón en el cuello. Pero estos deseos y conductas parecen tener una explicación científica.

El mayor despliegue de estas muestras de amor explosivo se realizan en la intimidad de la pareja o con aquellos compañeros de juegos eróticos que te ponen a mil sexualmente. Foto: fizkes

¿Por qué morder, chupar o arañar durante el sexo?

Según el psicólogo especializado en neurociencia Nacho Roura, esta sería “la expresión dimórfica de las emociones, en las que se pueden expresar de maneras muy diversas. Por ejemplo, en ocasiones lloramos cuando estamos alegres u orgullosos, o reímos al sentir mucho miedo”.

Publicidad

Rora afirma que los primeros estudios de neurociencia sugieren que, detrás de estas emociones, están los circuitos cerebrales implicados en la regulación emocional y en el procesamiento de las recompensas.

Por supuesto, algunas personas controlan mejor sus impulsos y otras se dejan llevar. Sin embargo, el deseo de hacerlo parece que nos inunda a todos los seres humanos.

Publicidad

¿Cuánto tiempo debe durar una relación sexual? Si crees que eres muy rápido, prueba estos trucos para retrasar la eyaculación

“Desde la perspectiva evolutiva se propone nos ayuda a salir de un trance que nos provoca emociones positivas muy intensas, no vaya a ser que aparezca un tigre y nos coma”, afirma el experto.

Y es que distraernos demasiado podría tener consecuencias negativas para la nuestra supervivencia de todos los mamíferos, humanos incluidos.

Si descubre que te gustan demasiado estas prácticas explosivas de pasión y apretón desmesurado, tendrás que reprimirte y confirmar con tu pareja. Foto: Orange-Melody

¿Se puede deliveradamente morder, chupar o arañar durante el sexo?

Puede que aún no le haya sucedido, pero quizá llegue el día en el que te sorprendas mordiendo con fuerza un delicioso labio, estrujando un pecho apasionadamente o dando una nalgada en ese trasero que parece pedir a gritos un azote.

“¿Te gustó?”: Estos son los principales temores sexuales de los hombres que se esconden detrás de esta sencilla pregunta

O quizá te den uno a ti, de los que pican, que hasta tengas que llamar la atención por ello. Y todo ello, aunque no te consideres para nada agresivo y tengas claro que el sado no va contigo, te puede suceder.

Publicidad

Pero atención, que nadie justifique una agresión con esta tendencia tan humana, porque se nota cuando una ‘cute aggression’ entra en escena o si, por el contrario, existe ánimo de hacerte daño.

Y si descubre que te gustan demasiado estas prácticas explosivas de pasión y apretón desmesurado, tendrás que reprimirte y confirmar con tu pareja de cama si desea recibir esos pellizcos, apretones y chupetones con cierta dosis de dolor añadido.

Nunca olvidemos el fair play o respeto por las reglas del juego.

(I)

Te recomendamos estas noticias