El dolor crónico, definido por la Universidad de Harvard como aquel que persiste por más de dos o tres meses, puede ser particularmente intenso durante la noche.

Así puedes preparar la pócima con ruda para calmar el dolor de estómago por gastritis y los cólicos

Este tipo de dolor puede continuar incluso después de la recuperación de una lesión o enfermedad inicial y afecta a una de cada cinco personas en Estados Unidos, señala el sitio web de la prestigiosa casa de estudios.

Los dolores pueden intensificarse en las noches. Foto: freepik

Las investigaciones de Harvard sugieren que el incremento del dolor en las noches puede ser un problema permanente y afectar articulaciones o músculos individuales o solo ciertas áreas del cuerpo como la espalda y el cuello.

Publicidad

Este es el verdadero tipo de orégano medicinal que calma el dolor de rodilla, produce colágeno y desinflama las articulaciones

¿Por qué los dolores se agudizan en la noche?

Ellen Slawsby, directora de servicios para el dolor en el Instituto Benson-Henry, afiliado a Harvard, señala que el incremento del dolor en horas de la noche puede ocurrir debido a múltiples factores.

Uno de ellos es el nivel de cortisol, hormona antiinflamatoria que disminuye durante la noche. Asimismo, investigaciones mencionan que el dolor podría tener un patrón circadiano, alineado con el ciclo natural de sueño y vigilia del cuerpo.

Una persona que sufrió de hipoglucemia nocturna puede levantarse con dolor de cabeza al día siguiente | Foto: Freepik

“Esto ayuda a explicar por qué algunas personas regularmente tienen niveles de dolor más altos en ciertos momentos, como durante la noche”, dice Slawsby.

Publicidad

El dolor crónico también interfiere con el sueño, y la falta de descanso adecuado puede intensificar la sensibilidad al dolor.

“El insomnio puede conducir a la privación del sueño, lo que aumenta la liberación de proteínas llamadas citoquinas que están involucradas en la respuesta inflamatoria del cuerpo y hace que las personas sean aún más sensibles al dolor”, explica Slawsby.

Publicidad

¿Qué hacer ante un dolor de cabeza crónico que no cede con facilidad?

¿Qué hacer si el dolor no te deja dormir?

Para aliviar el dolor nocturno, Harvard sugiere prácticas beneficiosas como estiramientos suaves, yoga y ejercicios de respiración profunda.

También se recomienda dedicar 20 minutos antes de dormir a la relajación, lo cual puede disminuir el ritmo cardíaco y los niveles de cortisol, para ayudar a reducir la probabilidad de brotes de dolor.

Se debe acondicionar la habitación para tener un descanso reparador. | Foto: Freepik

Un ambiente propicio para el sueño es clave; se puede considerar usar una máquina de sonido con ruido blanco y mantener el dormitorio fresco. Controlar los pensamientos negativos también es fundamental.

“Dedique al menos 20 minutos antes de acostarse a concentrarse en la relajación, lo que ayuda a disminuir el ritmo cardíaco y respiratorio, disminuir los niveles de cortisol y reducir la posibilidad de que ocurran brotes”, menciona la experta antes citada.

Publicidad

Si el dolor interrumpe el sueño, permita que el cuerpo se recupere con música suave o lectura, evitando la luz azul de dispositivos electrónicos, y practique ejercicios de contar la respiración para facilitar el sueño. (I)

Te recomendamos estas noticias