La anemia por deficiencia de hierro es un tipo frecuente de anemia, trastorno en el cual la sangre no tiene la cantidad suficiente de glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a los tejidos del cuerpo, explica el portal de salud Mayo Clinic.

La anemia leve por deficiencia de hierro normalmente no causa complicaciones. Sin embargo, si no se trata, puede volverse grave y ocasionar problemas de salud, como irregularidad en el corazón, deficiencias en el embarazo y durante el crecimiento, como en la lactancia y en los más pequeños.

¿Cómo darme cuenta si tengo anemia?

El exceso de cansancio es uno de los signos que se presentan cuando se padece anemia. Imagen: Pexels

Inicialmente, la anemia ferropénica puede ser tan leve que pasa desapercibida. Pero a medida que el cuerpo se vuelve más deficiente en hierro y la anemia empeora, los signos y síntomas se intensifican.

Los signos y síntomas de la anemia ferropénica pueden incluir:

  • Fatiga extrema
  • Debilidad
  • Piel pálida
  • Dolor torácico, latidos cardíacos rápidos o falta de aliento
  • Dolor de cabeza, mareos o vértigo
  • Manos y pies fríos
  • Inflamación o dolor en la lengua
  • Uñas quebradizas
  • Antojos inusuales de sustancias no nutritivas, como hielo, tierra o almidón
  • Falta de apetito, especialmente en bebés y niños con anemia ferropénica

En general, la anemia por deficiencia de hierro se puede corregir con suplementos de hierro. A veces es necesario realizar pruebas o tratamientos adicionales para la anemia por deficiencia de hierro, especialmente, si el médico sospecha que puede haber sangrado interno.

¿Cómo mejorar?

Foto: Pixabay

Puedes reducir tu riesgo de anemia por deficiencia de hierro eligiendo alimentos ricos en hierro. Te sugerimos elegir alimentos de ese tipo, como los que nombramos a continuación:

  • Carne roja, carne de cerdo y aves de corral
  • Mariscos
  • Porotos
  • Vegetales de hojas verdes oscuras, como la espinaca
  • Frutas desecadas, como uvas pasas y chabacanos (albaricoques, damascos)
  • Cereales, panes y fideos fortificados con hierro
  • Arvejas (guisantes, chícharos)

Cabe recalcar que tu cuerpo absorbe más hierro de la carne que de otras fuentes. Si eliges no comer carne, es posible que necesites aumentar el consumo de alimentos vegetales ricos en hierro para absorber la misma cantidad de hierro que alguien que come carne. (I)