Si eres de las personas que prefieren dormir hasta el mediodía y luego pasar la noche en vela, probablemente seas un noctámbulo. Esta rutina de sueño podría ser causada por tu horario laboral, por tu genética o por tus preferencias personales, pero atento, porque podrías llegar a desarrollar una enfermedad.

Se trata de la diabetes tipo 2, la cual un estudio ha asociado al patrón de sueño nocturno, además de otras tendencias dañinas.

Investigadores del Hospital Brigham and Women y Escuela de Medicina de Harvard realizaron el estudio analizando los resultados de salud, estilo de vida y cronotipos de más de 63.000 enfermeros de entre 45 y 62 años durante aproximadamente ocho años.

Publicidad

Cinco consejos de la OMS que te ayudarán a dormir mejor

Al inicio del estudio, ninguno de los participantes demostró tener problemas de salud. Pero transcurridos los ocho años, los que tenían el hábito de desvelarse en la noche tenían un 72 % de riesgo de contraer diabetes tipo 2.

Los cambios en el estilo de vida pueden causar un fuerte impacto y alto estrés; consulte con su especialista si es conveniente recibir asistencia de un psicoterapeuta. Foto: Shutterstock

“Cuando analizamos la relación entre el cronotipo y la diabetes, descubrimos que los noctámbulos tenían un 72 % más de riesgo de desarrollar diabetes durante los ocho años de nuestro estudio”, dijo la autora principal de la investigación, Sina Kianersi.

Los mismos noctámbulos demostraron ser 54 % más probables de adoptar hábitos dañinos.

Publicidad

Una caminata de 30 minutos al día puede dividirse en breves ráfagas, sugiere estudio Una caminata de 30 minutos al día puede dividirse en breves ráfagas, sugiere estudio

“Se descubrió constantemente que los noctámbulos tenían patrones de fumar, beber en exceso, no dormir lo suficiente o hacer ejercicio... y una mala alimentación”, explicó Kianersi. “Es este patrón consistente que vemos en los resultados sugeridos que no son solo casualidad o coincidencia”.

La resaca es la consecuencia de consumir bebidas alcohólicas en exceso Foto: Pexels

Mientras tanto, los madrugadores tuvieron 19 % menos riesgo de desarrollar diabetes, según la investigación.

Publicidad

“Estos hallazgos tienen implicaciones para la salud pública... Podemos promover y desarrollar intervenciones de salud específicas y mensajes de salud pública específicos”, indicó la autora principal del estudio.

Desde caminatas a una clase de baile, estas actividades ayudan a los adultos mayores a mantenerse activos

Por ejemplo, empezar a adoptar hábitos más saludables y a dormir entre siete y nueve horas cada noche puede ser una forma de contrarrestar los riesgos de desarrollar diabetes tipo 2. Asimismo hacer ejercicio y controlar los excesos en el alcohol. (I)