La República de las Seychelles, que ha vacunado a la mayor parte de su población contra el coronavirus, seguido de cerca solo por Israel, ha cerrado sus escuelas y cancelado las actividades deportivas por dos semanas, ante el repunte de los casos de infecciones.

Las medidas también contemplan prohibiciones de reunirse con personas fuera del núcleo familiar y el cierre temprano de bares. A pesar de que más del 60% de la población adulta está vacunada con doble dosis, según el proyecto de rastreo Our World In Data, de la Universidad de Oxford, la curva se asemeja al momento a la de fines del 2020.

“A pesar de los esfuerzos excepcionales que estamos haciendo, la situación en nuestro país es crítica, con muchos casos diarios reportados esta semana”, dijo este 4 de mayo Peggy Vidot, la ministra de Salud de la nación.

El archipiélago del océano Índico tiene una población de 98.000 habitantes, y depende del turismo. Empezó las inmunizaciones en enero, con una donación de productos de fabricación china, cortesía de los Emiratos Árabes Unidos. Desde entonces, otras fórmulas han llegado, Sinopharm y Covishield, una versión de AstraZeneca elaborada bajo licencia en India.

Un mercado popular en Victoria, Seychelles, 2018. Foto: Shutterstock

El porcentaje de vacunación en Seychelles es del 61% o 62%, según Our World In Data y el Rastreador de Vacunas del portal noticioso Bloomberg.

El número de casos activos de COVID-19 subió a 1.068 el 3 de mayo, mientras que había sido de 612 el 28 de abril, dijo la ministra.

El 84% son personas locales y el resto, extranjeros, añadió Daniel Lucey, profesor de medicina clínica en la escuela Geisel, del Darmouth College, en Estados Unidos. Dos tercios son no vacunados o solo han tenido una dosis.

¿Cómo saber la diferencia entre los infectados que se han vacunado con Sinopharm o Covishield y los que no han recibido ninguna dosis? Esto podría hacerse usando secuenciación genética y datos sobre la severidad de la enfermedad, dijo Lucey.

Otras naciones que han vacunado a grandes partes de su población han visto caer la curva de nuevos casos. En Reino Unido, donde el 52% de la población ha recibido una dosis, las infecciones se han reducido en un 96% desde enero. En Israel, donde al menos el 60% ha recibido la primera dosis, la disminución de casos es del 99%, y se permite no usar mascarillas en espacios abiertos. (I)