Los millennials o generación Y, conocidos también como nativos digitales, son las personas nacidas entre 1982 y 1994 y la tecnología forma parte de su día a día: todas sus actividades pasan por la intermediación de una pantalla. Sin embargo, esta generación y su antecesora, la X (que se utiliza para denominar a los nacidos entre 1965 y 1979, aproximadamente) ahora se encuentran vinculados en un tema de salud.

Al parecer, estas dos generaciones muestran un significativo deterioro de salud, tanto física como mental, en comparación con la sus padres y abuelos cuando tenían la misma edad, proyectado un estudio reciente realizado en los Estados Unidos.

La investigación, titulada “¿Están empeorando las cohortes recientes? Tendencias en el estado fisiológico, la salud mental y los comportamientos de salud de los adultos de EEUU. En un siglo de cohortes de nacimiento”, fue llevada adelante por Zheng y Paola Echave, una estudiante de posgrado en sociología en el estado de Ohio y se publicó el 18 de marzo en el American Journal of Epidemiology.

Para medir la salud física, los investigadores utilizaron ocho marcadores de una condición llamada síndrome metabólico, una constelación de factores de riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales y diabetes. Algunos de los marcadores incluyen datos como la circunferencia de la cintura, la presión arterial, el nivel de colesterol y el índice de masa corporal (IMC). También utilizaron un marcador de inflamación crónica, albúmina urinaria baja y un marcador adicional de función renal, el aclaramiento de creatinina.

“El empeoramiento de los perfiles de salud que encontramos en la Generación X y la Generación Y es alarmante”, alertó Zheng. “Si no encontramos una manera de frenar esta tendencia, potencialmente veremos una expansión de las tasas de morbilidad y mortalidad en los Estados Unidos a medida que estas generaciones envejezcan”, agregó.

Los resultados mostraron también que los niveles de ansiedad y depresión también se incrementaron para cada generación de personas blancas desde los war babies (nacidos entre 1943-45) hasta la Generación Y.

Y si bien los niveles de estos dos indicadores de salud mental aumentaron también para los afroamericanos, durante los primeros baby boomers (los nacidos luego de la II Guerra Mundial), la tasa ha sido en general plana desde entonces. Los hábitos cotidianos y su impacto en la salud también preocupan. Es que, según la investigación, la probabilidad de beber en exceso viene en aumento a lo largo de las generaciones para los hombres, especialmente para los millennials (la generación despues de la X) .

Zheng dijo que estos resultados pueden ser solo una advertencia temprana de lo que está por venir. “Las personas de la Generación X y la Generación Y son todavía relativamente jóvenes, por lo que es posible que estemos subestimando sus problemas de salud”, comentó. “Cuando envejezcan y las enfermedades crónicas se vuelvan más frecuentes, tendremos una mejor visión de su estado de salud”. (I)