La clásica bebida con cafeína cuenta con varios mitos que se dirán a su alrededor, tanto positivos como negativos. Su consumo es muy común en muchísimos países, y forma parte del día a día de millones de personas.

¿El café detiene el crecimiento?

“Se ha detectado que la cafeína puede eliminar calcio de los huesos, pero los adultos mayores parecen ser más susceptibles que los jóvenes”, explica la investigadora Helena Jernström, de la Universidad Lund.

Sin embargo, la cantidad que se pierde es baja y se puede compensar con aumentar un poco el consumo de leche: dos cucharadas de leche compensan el calcio perdido por beber una taza de café.

Publicidad

¿El café hace que los senos disminuyan de tamaño?

Un estudio publicado en British Journal of Cancer detectó que las mujeres que bebían tres o más tazas de café al día tenían los senos más pequeños.

Los investigadores afirman que demasiada cafeína puede afectar las hormonas, lo que altera el tamaño de los senos.

¿Aumenta el nivel de colesterol?

Sí, debido al cafestol, uno de los compuestos, es un estimulante potencial del alza en los niveles de colesterol LDL. “La clave está en que solo puedes encontrarlo en la porción aceitosa del café. Si usas un filtro de papel para prepararlo en lugar de una prensa francesa, perderás ese componente”, explica Jennifer Powell Weddig, profesora de Nutrición en la Universidad de Denver.

¿El café es malo para el corazón?

Publicidad

La acumulación de colesterol malo suele ser el detonante de ataques al corazón. Foto: GETTY

La cafeína puede provocar un aumento ligero y temporal en la presión arterial. Sin embargo, es uno de los mejores alimentos para combatir el taponamiento de las arterias.

“Quienes padecen hipertensión deberían prestar atención a cómo se sienten cuando beben café”, dice Jennifer Powell Weddig, profesora de Nutrición en la Universidad de Denver.

¿El café ayuda a la pérdida de peso?

La cafeína es un ingrediente frecuente en las pastillas para perder peso. Sin embargo, de acuerdo con la doctora Halle Saperstein, del Hospital Henry Ford West Bloomfield, todavía no hay pruebas de que el café ayude a perder peso.

Además, las personas tienden a beber café con cremas y azúcares llenos de calorías. Es por esto que Saperstein recomienda usar leche descremada, beber café negro y no agregar mucha azúcar.