Al sur de India, en el estado de Kerala, un niño de 12 años falleció a causa del letal virus Nipah, lo que obligó a las autoridades sanitarias a realizar un rastreo de contactos y aislar a cientos de personas.

La National Public Radio de Estados Unidos ha revelado que este es el tercer brote desde 2018, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo declaró un virus preocupante.

El doctor Stephen Luby, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Universidad de Stanford, consultado por la organización periodística, explicó que si bien por ahora Nipah no es tan contagioso como otros virus, el problema se agrava cada vez que una persona se infecta; el virus está en un ambiente que selecciona para adaptación humana y transmisibilidad.

El riesgo es la aparición de una variante que sea más rápida y eficaz en su transmisión, lo que podría generar un brote devastador. Además, se detalló que el 70 % de las personas que se infectan muere a causa del virus.

El virus se detectó por primera vez en Malasia, en 1998.

Los primeros síntomas incluyen fiebre alta, dolor de cabeza y cambios de comportamiento. En una etapa avanzada, puede provocar encefalitis.

Al momento, en Kerala se ha aislado a 251 personas, incluyendo 30 familiares cercanos del menor fallecido. Sin embargo, se desconoce cómo fue que se contagió el niño.

El otro virus que preocupa en Asia (y cómo trabajan los científicos para que no provoque otra pandemia)

“Una teoría plausible es que los que se han infectado comieron alimentos o fruta contaminados con saliva o excremento de murciélago”, señaló a NPR el doctor Thekkumkara Surendran Anish, profesor asociado de Medicina Comunitaria en el Government Medical College en Thiruvananthapuram.

La primera vez que apareció en Kerala en 2018, solo 2 de los 19 infectados sobrevivieron. En 2019, cuando se volvió a detectar en un hombre de 23 años, el rápido aislamiento evitó más contagios y el paciente sobrevivió. (I)