El cáncer es la principal causa de muerte en todo el mundo; según la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo en el año 2020 fallecieron 10 millones de personas por esta enfermedad, cuyos tipos son más comunes son el de mama, pulmón, colorrectal y próstata.

El consumo de cualquier cantidad de alcohol trae efectos negativos cuerpo, organismos internacionales como la OMS han certificado y recordado que la ingestión de esta bebida aun en pequeñas cantidantes incrementa el riesgo de padecer ciertos tipos, como por ejemplo el colorrectal y el gástrico, detalla 20 Minutos.

El licor puede ser causante de cáncer | Foto: Freepik

El consumo moderado de alcohol sí es dañino

Uno de cada ocho cánceres producidos por la ingesta de alcohol son causados por el consumo moderado, según la Confederación de Alcohólicos, Adictos en Rehabilitación y Familiares de España (CAARFE) y la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías (Socidrogalcohol).

Publicidad

En el año 2017, fueron detectados en Europa cerca de 23 mil nuevos casos de cáncer por consumo moderado de licor. Casi la mitad de ellos fueron cáncer de mama.

Una sola copa diaria ya aumenta el riesgo de cáncer de mama y de cáncer colorrectal en un 5%, si el consumo aumenta, el riesgo también.

Investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, según sus siglas inglés) de los Estados Unidos halló la forma en la que el alcohol genera daños en el intestino y cómo estos pueden conducir a la aparición del cáncer.

Publicidad

Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama: ¿cómo identificar los síntomas?

La revista especializada eGastroenterology señala que desde el mismo instante en el que se toma el alcohol, el organismo empieza a absorberlo y a metabolizarlo. Durante el proceso, el hígado produce unas sustancias llamadas enzimas que descomponen las moléculas de esa bebida en otras más pequeñas que se usan o se desechan.

El etanol, que es el principal alcohol que se encuentra en este tipo de bebidas, se descompone en acetaldehído, que tiene efectos carcinogénicos. Aunque este producto se puede descomponer en acetato y luego en agua y dióxido de carbono, en el proceso ya va dañando los tejidos del intestino.

Publicidad

(I)

Te recomendamos estas noticias