La diabetes se conoce como una enfermedad crónica que altera la forma en la que el cuerpo regula la glucosa en la sangre. Pese a que hay algunas variantes de esta condición, en todas ellas el riesgo de sufrir problemas de salud a causa del exceso de azúcar en la sangre es el mismo.

Ciertamente, si alguien tiene sospechas de que padece de diabetes por la presencia de algún síntoma, lo mejor siempre será ir al médico; sin embargo, no está demás ver otros indicios; entre ellos destaca el cambio del color y la consistencia de la orina, señala El Tiempo.

Un color inusual de la orina también puede ser un signo de un problema de salud. Foto: Shutterstock

¿Cómo se ve y huele la orina de una persona con diabetes?

Entre los signos indicativos de la diabetes se pueden mencionar los más comunes como la sensación de sed o la micción frecuente hasta los más complejos como la irritabilidad y los cambios de humor; pero hay uno del que poco se habla, y es que ante la falta de insulina para descomponer el azúcar en la sangre, se empiezan a detectar cetonas en la orina, esto hace que el olor y el color de la misma cambien por completo.

Publicidad

Es por ello que evaluar con detenimiento el aspecto de la orina es tan importante para detectar si hay algún tipo de problema.

Riesgo de diabetes y otros problemas de salud que ocasiona tomar café con el estómago vacío

El portal Vidae explica que los especialistas aseguran que este líquido excrementicio muestra un color amarillo claro es indicativo de que hay una hidratación eficaz en el organismo y que se están aprovechando los nutrientes ingeridos.

En cambio, cuando la orina toma un tono más turbio u oscuro y el olor se vuelve más dulce o afrutado; se puede estar en presencia de concentración de glucosa en ella, lo que puede significar diabetes.

Publicidad

Aunque no se tengan otros síntomas, si se notan estos cambios en la orina, lo mejor será ir con un médico de confianza para que haga los estudios necesarios, ya que la diabetes puede generar entre otras cosas, complicaciones renales e incrementar el riesgo de infecciones en el tracto urinario.

(I)

Publicidad

Te recomendamos estas noticias