El avión es uno de los medios de transporte más usados en el mundo que permite la conexión de continentes y regiones en pocas horas. Es uno de los sistemas más seguros, sin embargo, dentro del cuerpo humano también se experimentan diversas sensaciones.

Una de estas es un dolor en los oídos que se acentúan tanto al momento de despegar como al comenzar el descenso para aterrizar. Esto se conoce como barotraumatismo del oído.

Según explica la Clínica Mayo, el barotrauma es el dolor que se da por la presión de tímpano cuando la presión del aire en el oído medio está desequilibrada con la presión del ambiente. En los niños esta puede ser una sensación extraña que hasta los asusta.

¿Eres una persona sedentaria? Estos cinco ejercicios te ayudarán a salir de tu zona de confort

Si bien el dolor es pasajero, cuando se tiene una infección podría acrecentar el dolor o una perforación del tímpano en los niños por lo que es recomendable posponer el vuelo.

Existen varias formas para aliviar el dolor y contrarrestar estas molestias como son:

  • Bostezar y tragar durante el despegue y aterrizaje para activar los músculos que abren las trompas de Eustaquio.
  • Masticar un caramelo o un chicle para mantener en movimiento los músculos.
  • Realizar la maniobra Valsalva tanto en el despegue como aterrizaje, la cual consiste en soplar suavemente mientras se tapa la nariz y la boca para equilibrar la presión.
  • Evitar dormir durante los despegues y aterrizajes.
  • Usar tapones filtrados que equilibren lentamente la presión del tímpano.
  • En caso de tener resfriado o congestión, trate de no volar o use un spray descongestionante. (I)