Sabemos lo incomodo que pueden ser los vellitos en la piel y lo doloroso que suele ser eliminarlos, porque la mayoría de los métodos de depilación o duelen o dejan irritaciones en la epidermis.

Pero existe una técnica que no es dolorosa y también te ayudará a exfoliar tu piel y a dejarla mucho más suave.

Se trata de el sugaring. Sí, con azúcar puedes hacer una mezcla ideal para depilarte, ya que es un método que sirve para eliminar el vello desde la raíz, casi sin dolor y, además, aporta suavidad a las partes depiladas durante varias semanas.

¿Es malo quitarse o depilarse el vello genital?

El sugaring funciona como la cera para depilar. Solo debes aplicar la masa pegajosa de azúcar y luego retirar dando tirones bruscos.

Publicidad

El portal Cuerpo Mente publicó la manera correcta de preparar la pasta para hacer sugaring, lo mejor es que todo es que la puede hacer en casa.

Cómo depilar la piel con pasta de azúcar

Qué necesitas:

  • 2 tazas de azúcar
  • Zumo de 1 limón
  • Un poco de agua
  • Un termómetro

Qué hacer con los molestosos vellos en la barbilla de las mujeres

Preparación:

  • Pon el azúcar y el zumo de limón en una cacerola y calienta lentamente la mezcla.
  • Revuelve constantemente para evitar que el azúcar se queme.
  • Cuando se calienta, el azúcar se derrite, creando una masa parecida al caramelo en unos 10 minutos. Si la pasta de azúcar se vuelve demasiado espesa y rígida, agrega un poco de agua.
  • Una vez hecha, deja que la pasta de azúcar se enfríe a unos 30 °C y estará lista para usar.
Cuando se calienta, el azúcar se derrite, creando una masa parecida al caramelo en unos 10 minutos.

¿Qué debes hacer para evitar dolor al usar el sugaring?

  • En primer lugar, prepara tu piel, aunque con el sugaring no tendrás tanto dolor como con la cera, la piel siempre se ve un poco afectada.
  • También es importante que tomes en cuenta que el sugaring puede causar irritación, sobre todo en zonas muy sensibles como la zona íntima o debajo de las axilas, donde la piel es fina y sensible.
  • Antes de aplicarte este método, abstente de tomar sol o de hacer algún deporte el día anterior, lava la zona donde lo vas a aplicar, sécala y empólvala con arcilla blanca o talco de bebé para desengrasar la superficie de la piel y de esta manera la pasta pueda adherirse más fácilmente.
  • En segundo lugar, aplica el sugaring correctamente y despégala bien, arrancándolo en dirección contraria del crecimiento del vello.
  • Tomate tu tiempo para hacer este proceso, ya que es un poco más lento que una depilación con cera y se va haciendo a pequeños pasos.
  • Finalmente, deja que tus vellos tengan unos cinco milímetros de largo para que la pasta pueda adherirse bien a ellos.

(I)