La rinitis alérgica, que se caracteriza por congestión nasal, exceso de mucosidad, estornudo constante y picor en ojos o nariz, afecta la calidad de vida de los afectados. En Latinoamérica, la incidencia es del 37.6 %.

Esta condición afecta a aproximadamente el 25 % de los niños y al 40 % de los adultos en todo el mundo. La población más estudiada está entre los 6 y 7 años y entre los 13 y 14 años de edad. En esta población, la rinitis alérgica desencadena alteración del sueño y somnolencia diurna, ausentismo escolar, irritabilidad e inquietud, falta de concentración, alteraciones en el estado de ánimo y dificultades en las relaciones interpersonales.

La rinitis alérgica es uno de los puntos esenciales de la celebración de la Semana Mundial de la Alergia del 13 al 19 de junio del 2022.

Las causas de esta enfermedad son varias y tienen que ver con la exposición; algunas pueden ser el contacto con la caspa de mascotas, el polen, el moho, el polvo, los ácaros y, actualmente, existen varios estudios sobre una estrecha relación con la contaminación ambiental.

Publicidad

Muchas personas no saben que tienen rinitis alérgica, lo cual puede conllevar a desarrollar otras enfermedades si no es tratada a tiempo. Se estima que el 40 % de los pacientes diagnosticados tienen asma y hasta el 94 % de los pacientes con asma padecen rinitis alérgica.

“El correcto tratamiento de una rinitis alérgica puede disminuir el riesgo de visitas al cuarto de urgencias y hospitalizaciones por asma. Los padres de familia y cuidadores deben tener en sus mentes esta relación, con el objetivo de actuar a tiempo y abordarla de forma correcta”, explica la doctora Dania Lokee, medical manager de Sanofi Consumo para COPAC.

Cuando la rinitis alérgica afecta notablemente la calidad de vida de la persona (niño o adulto), es vital asistir al médico general, pediatra, otorrinolaringólogo, alergólogo o neumólogo, dependiendo de las comorbilidades.

Los antihistamínicos de segunda generación son ideales para manejar adecuadamente la rinitis alérgica en medio de las ocupaciones diarias, para no afectar la calidad del sueño de la persona y no provocar somnolencia en su rutina diaria, tanto para niños como para adultos. Estos fármacos también son usados para urticaria crónica idiopática, una aparición persistente de ronchas en el cuerpo.

Publicidad

El objetivo de los antihistamínicos es bloquear la histamina, de ahí su nombre. Son pues el medicamento más habitual para tratar las reacciones alérgicas.

Como cualquier otra enfermedad cuando no se trata adecuadamente, la rinitis alérgica puede trastocar el estilo de vida de la persona. Según la OMS, unas 400 millones de personas sufren de rinitis alérgica en el mundo. (I)