El cáncer prostático es el más común entre los hombres, pero a menudo puede tratarse exitosamente, especialmente si se diagnostica a tiempo.

El doctor Francisco Pérez, especialista en urología y director ejecutivo de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, indica que este tipo de cáncer ha tenido una incidencia mayor en los últimos años, pero la sobrevida ha mejorado considerablemente. “La detección oportuna ha aumentado, la población en general ha perdido el miedo al chequeo prostático”.

¿Por qué se produce el cáncer de próstata?

No hay una razón específica. Sin embargo, dice el doctor Pérez, estudios recientes permiten identificar ciertos posibles factores que hacen que las células de la glándula prostática muten.

  • La edad. Personas mayores de 55-60 años tienen mayor probabilidad.
  • Las personas negras tienen mayor riesgo y mueren más a menudo de cáncer de próstata, pero paradójicamente tienen los mejores resultados de supervivencia si reciben inmunoterapia, según investigación de la red de salud Northwestern Medicine.
  • Los antecedentes familiares. Tener un padre, hermano o tío con diagnóstico de cáncer de próstata duplica o triplica el riesgo de la enfermedad.
  • Actividad sexual reducida aumenta ligeramente la probabilidad.
  • La dieta. Los hombres obesos, en general, son más propensos a desarrollar cáncer prostático.

Si bien la prevención no es posible, sí se puede combatir algunos de los anteriores factores del riesgo, como la obesidad. “A ciertos alimentos se los ha considerado como convenientes por su contenido de licopeno, selenio, vitamina E o estatinas, pero los estudios dicen que no hay relación con una menor proporción de cáncer de próstata”, indica el urólogo.

Publicidad

“No existe un suplemento vitamínico o alimenticio que pueda prevenir el cáncer de próstata. Se recomienda una alimentación baja en grasas y en calorías. Los varones obesos tienen mayor riesgo”.

Dr. Francisco Pérez

¿Influyen las enfermedades de transmisión sexual en el cáncer de próstata?

La clamidia, la gonorrea y el herpes sí podrían incidir, pues causan inflamación en la glándula que, si no es tratada de la manera correcta, puede convertirse en crónica.

Las alertas del cuerpo masculino al cáncer de próstata que en 2020 causó 1.228 muertes en Ecuador

El diagnóstico se hace a través del examen físico, el tacto rectal, que debe ser realizado por un urólogo. Así se detecta:

  • Si la próstata ha cambiado de consistencia.
  • Si ha aumentado de tamaño.
  • Si hay cambios en la temperatura.
  • Si hay protuberancias o nódulos.
  • Si los bordes son normales o se están borrando.

El examen, si es hecho por un especialista, es rápido (no más de 7 segundos) y no es doloroso en absoluto, asegura el doctor Pérez.

El otro examen útil es de laboratorio, el PSA (antígeno prostático específico). Los valores normales aquí deben ser entre 0 y 4. De ser superiores a estos, el médico le indicará qué sospechas tiene e investigará más ampliamente su caso.

Y el examen final para confirmar el diagnóstico es la biopsia prostática transrectal, que extrae tejidos para diferenciar entre una patología como el cáncer, una infección o normalidad.

El tratamiento depende del estadio del cáncer. En una fase temprana pueden hacerle un tratamiento de vigilancia activa, sin medicación, a través de la prueba PSA, apoyada con cirugía abierta, laparoscópica o robótica. Las tres se realizan en Ecuador.

El tratamiento hormonal se aplica cuando el médico sabe exactamente hasta dónde ha avanzado el cáncer, si ha salido o no de la próstata. Un tipo de medicamento impide que el cuerpo siga produciendo testosterona. Otro evita que la testosterona se transporte a las células cancerosas.

Si el paciente no puede acceder a los medicamentos por alguna razón, puede optar por la orquiectomía subcapsular, que extrae los testículos para evitar la formación de testosterona.

Apéguese a los tiempos del tratamiento. Un estudio realizado con más de 26.000 hombres tratados entre 1989 y 2016 en Estados Unidos y Alemania encontró que los hombres con alto riesgo de muerte por cáncer de próstata tuvieron una significativa reducción de la mortalidad cuando se trataron con radiación al poco tiempo de la cirugía. Los resultados se publicaron en la Revista de Oncología Clínica. (I)