Por MSc. Martha Belén Ortiz Celi

Nutricionista clínica / Chef en Gastronomía Nutricional

Es verdad que no hay evidencias exactas de que comer o evitar ciertos alimentos mejorará solo a través de ellos la función tiroidea en personas con hipotiroidismo. Sin embargo, el yodo es un micronutriente adecuado en la dieta y esencial para la función normal de la tiroides.

En los países desarrollados, la enfermedad de la tiroides por la carencia de yodo ha sido casi eliminada debido a los aditivos de yodo en la sal y los alimentos. Se sabe que, al seguir una dieta balanceada, no es necesario tomar suplementos de yodo. De hecho, demasiado yodo puede causar al contrario hipertiroidismo en algunas personas.

Publicidad

Un adulto sano necesita ingerir unos 200 mcg de yodo al día. Según la OMS, el 40 % de la población mundial está en riesgo de tener un déficit de este mineral. Conozca la forma en que puede apoyar el tratamiento farmacológico a través de la alimentación cuando presente alteraciones de sus hormonas tiroideas.

Es necesario recalcar que el endocrinólogo es el especialista de cabecera de los pacientes con alteraciones en la glándula tiroides. Y es importante, además, contar con la vigilancia médica y con un nutricionista que adapte su régimen alimentario (dieta) a su metabolismo y acorde a sus antecedentes patológicos.

Cuando hablamos de hipotiroidismo subclínico el diagnóstico de certeza se realiza con observar una cuantificación de la elevación de la TSH. Se diagnostica cuando la hormona estimulante del tiroides (TSH) se encuentra elevada en sangre, pero las hormonas tiroideas T3 y T4 se encuentran dentro de la normalidad. Esto significa que el fallo de la tiroides es leve.

Los síntomas más comunes son intolerancia al frío, aumento de peso, somnolencia, pérdida de memoria, cambios en la personalidad, depresión, dolor articular, calambres, náuseas, estreñimiento, disminución de tolerancia al frío, disminución de la fertilidad, disminución del deseo sexual, alteraciones menstruales y caída de cabello.

Es clave mencionar que existen alimentos bociógenos que disminuyen la absorción del yodo, mineral que se indicó ser fundamental para la síntesis de hormonas tiroideas. Por ende, si padece de hipotiroidismo deben consumirse alimentos ricos en yodo, como los pescados y mariscos, y también algunas verduras, como las espinacas y los berros.

Dentro de los alimentos bociógenos que son ricos en ácidos cafeico, clorogénico, elágico y litio están las crucíferas (col, brócoli y coliflor) y la soya. Sin embargo, si las crucíferas se consumen cocidas, el calor destruye la enzima que impide la captación del yodo. Entonces, las recetas que contengan estas verduras crudas sí están contraindicadas.

Publicidad

Suplementos con soya o alimentos a base de soya que no estén fermentados, ingeridos en grandes cantidades, pueden afectar la producción de la hormona tiroidea, pero no llegarán a causar hipotiroidismo a personas que no tienen deficiencia de yodo, la cual se evita con una dieta balanceada.

También es importante tener en cuenta que demasiada fibra en la dieta de estos pacientes puede impedir la absorción de los medicamentos de remplazo de la hormona tiroidea. Ciertos alimentos, suplementos y medicamentos pueden tener el mismo efecto.

Adicionalmente existen otros nutrientes que al consumirlos mejoran esta patología:

Zinc: presente en la carne roja, el marisco, el germen de trigo y los frutos secos.

Hierro: presente en todas las carnes y pescados en su forma más biodisponible.

Manganeso: abunda en las nueces, las semillas y los cereales integrales.

Vitamina A: en forma de betacaroteno a través de los vegetales de color verde (acelgas, espinacas), rojo (tomate, pimiento) y naranja (zanahoria, mango, calabaza, moniato).

Selenio: se encuentra en las nueces, los cereales integrales, el marisco y los lácteos.

La Asociación Americana de Tiroides recomienda realizar pruebas de funcionamiento tiroideo en todos los adultos a partir de los 35 años, y cada cinco años en poblaciones con alto riesgo con antecedentes familiares de alteraciones tiroideas.

Recuerde visitar un nutricionista clínico a tiempo para mejorar su estado de salud en general y preservar el buen mantenimiento de la tiroides.

RECETA

TIGRILLO SALUDABLE

Tigrillo Saludable. Foto cortesía

Plato típico creado por una zona de nuestra región Sierra y consumido con agrado a nivel nacional. Es posible enriquecer esta receta con ingredientes que contribuyen al buen mantenimiento de la tiroides.

Ingredientes para una porción:

- 1/2 tz verde mediano

- 1cda. de queso ricota untable

- 2 claras de huevo y 1 yema

- ½ tz de espinaca fresca troceada

- 2 cdas. de ajonjolí

- 2 cdas. de chía

- ½ rama de cebolla blanca

- Cilantro al gusto

Procedimiento:

- Cocer el verde.

- Majar el verde en su propia agua junto con el queso y semillas.

- Saltear la masa de verde con el huevo + cebolla blanca + espinaca y cilantro.

- Servir con chía y ajonjolí por encima.


MSc. Martha Belén Ortiz Celi

Nutricionista clínica / Chef en Gastronomía Nutricional

Expresidenta de la Asociación de Nutricionistas del Guayas

@mbonutricion @risana.ec

Teléf. 0984606790