Luego de la aparición del COVID-19, la Unicef ha establecido que durante los primeros nueve meses posteriores al reconocimiento de la pandemia a nivel mundial se dieron 116 millones de nacimientos en el mundo.

En tiempos de complejidad, como una pandemia, las madres deben buscar nuevos métodos para estimular y criar a sus hijos, aún más si se encuentran confinados. Este también es el caso de aquellas madres que se encuentran en el período de embarazo.

Una solución ante la falta de estímulos es la música. “La experiencia musical es un puente que le permite a la mamá conectarse con su bebé mucho antes de su nacimiento; el cerebro del bebé es estimulado por las melodías, mientras se nutre emocionalmente con lo que su madre le transmite, incorporando amor, seguridad y confianza”, indica Camila Avella, directora de Claro de Luna, el primer programa de educación musical temprana en Ecuador.

De acuerdo con Avella, la música funciona en este proceso ya que la audición es el único de los sentidos que nos permite conectarnos con el exterior cuando estamos en el vientre materno. De ahí nace la importancia de la estimulación prenatal con música.

Un estudio de la Univeridad de Helsinki establece que los fetos pueden aprender de los sonidos exteriores porque los oyen desde la semana 27 del embarazo, y esto tiene una relación directa en el desarrollo de su lenguaje y abre nuevas vías para investigar la dislexia.

En el caso de las mujeres embrazadas, Avella recomienda que la mamá participe del proceso de estimulación prenatal musical, ya que ella es la que va a transmitirle a su hijo las diferentes sensaciones que serán relacionadas o no con el estímulo sonoro. El tipo de música que una mujer embarazada escucha no es lo más importante, sino el estado anímico que tiene al escucharla.

“La actitud que toma al oírla es lo que el bebé luego de nacer asociará y relacionará con esa música. La intencionalidad de la escucha es realmente lo que diferencia el oír del escuchar”, comenta Avella. Estas canciones le van a proporcionar seguridad y fortalecimiento del vínculo con la madre.