París (AFP).- La moda masculina mostró músculo esta semana en París, durante una Fashion Week con pasarelas espectaculares, como Rick Owens, Miyiake o Marine Serre, que invitó el sábado por la noche a un millar de fans a un desfile en una pista de atletismo.

Givench mostró su primera colección exclusivamente masculina, al igual que Serre, que propuso un desfile mixto, pero con sus primeras creaciones para hombre desde que la joven diseñadora empezó en la moda.

“Hemos abierto las puertas a más de mil personas que no son profesionales de la moda, y ya ven, todo el mundo estaba aquí”, declaró una feliz Marie Serre a la prensa al término de su desfile.

Un modelo presenta una creación de Marine Serre durante la Semana de la Moda Prêt-à-Porter Primavera-Verano 2023 el 25 de junio de 2022. Foto: AFP

Un atleta minusválido, personas de todas las edades, hasta niños de su propia familia hizo desfilar Serre, en una celebración de la vida, del color y el deporte.

Publicidad

Serre juega con materiales a priori ajenos a la moda de altos vuelos, como el paño, para estamparlo y proponer ropa de apariencia gruesa, ajustada al cuerpo o no.

O recose fulards para crear vestidos vaporosos, unisex, de la misma manera que la ropa de baño puede ser reconvertida en una prenda de vestir.

La lycra estampada puede cubrir perfectamente los zapatos y llegar hasta la cintura, de él o de ella.

“Hemos incrementado nuestras ventas para hombre un 30% en las últimas dos colecciones, y aunque no estamos aún en paridad [con las ventas femeninas], no voy a hacer menos”, añadió.

Publicidad

Me di cuenta que muchos hombres llevan ropa de mujer con mucho estilo”, aseguró.

El desenfado de Hermès

Un modelo presenta una creación durante el desfile Primavera Verano 2023 de Hermes Menswear como parte de la Semana de la Moda de París, el 25 de junio de 2022. Foto: AFP

El pasado jueves fue el turno de la firma japonesa Issey Miseki de proponer un desfile con acróbatas, con ropa de pliegos infinitos, tonos acidulados.

El sábado, Hermès enseñó también una línea desenfadada, para un hombre al que, según la diseñadora Véronique Nichanian, el covid también ha obligado a replantearse cosas.

“Gracias a Dios, los hombres asumen su personalidad, se liberan, han entendido que se puede ser al mismo tiempo seductor y serio cuando te vistes de una manera más relajada que antes”, añadió.

Publicidad

“Tengo una mirada tierna hacia los hombres, sin juicios, sin fantasmas como algunos creadores masculinos pueden tener sobre lo femenino”, añadió.

En la colección primavera/verano de 2023, Hermès propondrá estampados con hipocampos, langostas, shorts combinados con blusas de manga larga ligeras. Las formas se suavizan, así como los colores.

Regreso de Celine

Creaciones de Marine Serre durante la Semana de la Moda Prêt-à-Porter Primavera-Verano 2023. Foto: AFP

Celine cierra el domingo la semana tras dos años ausencia, con el retorno a las pasarelas de Hedi Slimane, uno de los creadores más influyentes del momento, tras su paso por Dior y Saint Laurent.

Slimane había abandonado el calendario oficial de la Federación Francesa en febrero de 2020, al estimar que esas fechas fijas eran obsoletas.

Publicidad

Muchas marcas optan ya por organizar desfiles varias veces al año, en lugares distintos (Dior en Sevilla hace unos días), en formatos reducidos, para dar salida a la producción artística de sus talleres.

Slimane optó por presentar sus colecciones durante el confinamiento del covid en lugares de ensueño, como los castillos de Vaux-le-Vicomte y Chambord, mediante cortometrajes.

Ahora se trata de cerrar la Semana por todo lo alto.

En una inusual entrevista con el diario Le Monde, Slimane reconocía que prefiere “sin dudar” dibujar formas masculinas puesto que hace 20 años, cuando empezó, “todo estaba por hacer”.

“Es razonable dar espacio tanto al hombre como a la mujer para explicar una historia. Así hay más espacio para más looks” declaró el estadounidense Matthew Williams, director artístico de Givenchy.

Según el director general de la marca, la demanda de moda masculina “no ha cesado de aumentar” en las últimas dos décadas.